Electromecánica | ¿Cuáles son los componentes de los sistemas de recirculación de gases de escape?

Miguel Piñeiro, formador técnico de Valeo Service España, describe algunos sistemas de tratamiento de los gases de escape.

Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España, ha realizado esta webinar
Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España, ha realizado esta webinar

Valeo ha explicado a través de una formación con Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España, qué son y cómo funciona algunos componentes de los sistemas de recirculación de los gases de escape.

El técnico ha explicado que en esta webinar se incluyen sólo algunos componentes de los sistemas, y que se realizarán más formaciones para desarrollar los que faltan.

“Los motores de combustión interna emiten gases nocivos para la salud y el medio ambiente”, comienza Piñeiro, que afirma que regulando estas emisiones se han ido regulando para cumplir las nuevas normas europeas. “Es preciso contar con sistemas de tratamiento o recirculación de gases de escape”, avisa el técnico de Valeo.

Cada fabricante ha apostado por soluciones de post-tratamiento, y sobre todo por una importante hibridación de los vehículos, por ejemplo, Volkswagen utiliza el filtro AdBlue de “doble dosificación”.

EGR, OXIDACIÓN CATALÍTICA Y SONDA LAMBDA

Piñeiro ha explicado tres componentes de estos sistemas de recirculación de gases, comenzando por el EGR o recirculación de gases de escape, que es “un eficiente sistema de reducción de NOx”.

El sistema EGR de alta presión recupera parte de los gases del circuito de escape, los reinserta en el flujo de admisión y reduce la emisión de NOx al recircular los gases de escape en la cámara de combustión.

 “El principal beneficio es que los NOx se reducen en la fuente limitando sus cantidades producidas durante el proceso de combustión en lugar de post-tratar los gases de escape. La cantidad precisa de gas de escape que debe dosificarse en el colector de admisión varía significativamente a medida que cambia la carga del motor”, explica Piñeiro.

 “El volumen de gas de escape recirculado se refiere a la tasa de EGR, que es un parámetro importante en el control de NOx. La tasa se calibra para cada aplicación y no debe penalizar el rendimiento del motor ni los niveles de emisiones globales”, afirma.

En cuanto a la oxidación catalítica, o catalizador de oxidación diésel (DOC) promueve la oxidación de varios componentes de los gases de escape por el oxígeno, que está presente en grandes cantidades en los gases de escape de diésel.

“Cuando se pasan los gases a través de un catalizador de oxidación, los siguientes contaminantes diésel pueden transformarse (oxidarse) a productos inocuos: Monóxido de carbono (CO), hidrocarburos en fase gaseosa (HC) ○ fracción orgánica de partículas diésel (SOF)”, advierte el técnico de Valeo.

Por último, la sonda lambda, también conocida como sensor de oxígeno o sensor de oxígeno de gas de escape calentado (HEGO), desempeña “un papel muy importante en el control de las emisiones de escape”. “Este sensor envía señales a la ECU para calcular los requisitos de carga de combustible de los motores”, afirma Piñeiro.

“La carcasa protectora de metal tiene orificios especialmente diseñados para permitir que los gases de escape estén en contacto con el exterior del elemento cerámico. Ambos lados de este elemento cerámico están recubiertos con una fina capa microporosa de platino. Estas capas son los electrodos que llevan la señal de los sensores a los cables”, concluye el técnico.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña