Electromecánica | Limpieza del aire acondicionado del coche: pros y contras de cada sistema

Hella señala los beneficios de optar por un método de lavado con refrigerante o una limpieza con fluido de lavado.

Limpieza del aire acondicionado del coche: pros y contras de cada sistema
Esta limpieza elimina las impurezas y las sustancias dañinas del circuito

El lavado del sistema del aire acondicionado del vehículo resulta de gran importancia cuando se ha realizado una reparación del vehículo y también cuando el compresor está dañado. Esta limpieza elimina las impurezas y las sustancias dañinas del circuito. Hella diferencia entre los distintos métodos de lavado que existen y señala las ventajas e inconvenientes de cada sistema.

Los expertos recuerdan que otros elementos como los compresores, las válvulas de expansión o de mariposa y los filtros deshidratantes o acumuladores no pueden lavarse, lo que hace necesario que se puenteen con un adaptador durante el lavado. Tras este proceso, es necesario reemplazar las válvulas y los filtros.

Método de lavado con refrigerante

Este procedimiento requiere de un refrigerante líquido R134a y se lleva a cabo tres veces para conseguir el mejor lavado posible. La limpieza de las piezas requiere de la ayuda de la estación de mantenimiento del aire acondicionado y de un dispositivo adicional de lavado con filtro y adaptador.

Entre sus ventajas, destaca que el agente de lavado no supone ningún gasto, que se eliminan las partículas de suciedad sueltas y aceites, y que es un método homologado por varios fabricantes de coches.

En cuanto a los inconvenientes, en el caso de la suciedad muy adherida, esta no llega a eliminarse del todo, además requiere que los filtros de equipo de lavado se sustituyan de forma periódica, y finalmente, es importante tener en cuenta que el equipo de climatización durante la aplicación no puede utilizarse para otros fines.

Lavado con fluido de lavado

En este procedimiento, el lavado de los componentes se realiza con un dispositivo de lavado adicional y una solución química, siendo necesario el empleo de nitrógeno para eliminar los restos del líquido de lavado y secar el sistema.

En cuanto a sus ventajas, destaca la eliminación completa de las partículas adheridas y sueltas, así como los aceites, obteniendo unos excelentes resultados.

Por el contrario, los expertos señalan como inconveniente el gasto en el agente de lavado que supone este método, además de los gastos que supone eliminar después ese agente de lavado.

Finalmente, Hella hace mención a las impurezas que se eliminan por medio del lavado y que pueden provocar consecuencias y fallos en el sistema del aire acondicionado, apuntando al desgaste en el caso de daños en el compresor, la humedad, la creación de partículas de elastómero, o la suciedad en refrigerantes o aceites refrigerantes.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña