Concesionarios | Pedro Sánchez anuncia un impuesto al diésel en los presupuestos de 2019

Desde Faconauto aseguran que se está acelerando artificialmente la desaparición de este tipo de vehículos.

Las matriculaciones de vehículos diésel se ha reducido hasta junio el 18,3%
Las matriculaciones de vehículos diésel se ha reducido hasta junio el 18,3%

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado que el anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 contemplará un impuesto al diésel, por el “reto importante, que es el cambio climático”.

"Todo lo que tenga que ver con transición energética y sostenibilidad del país como la movilidad privada, que es altamente contaminante, tendrá su traducción en una subida de este impuesto", ha subrayado Sánchez durante una entrevista en la Cadena SER.

Sin embargo, las emisiones medias de dióxido de carbono de los coches nuevos vendidos en el primer semestre del año en España se sitúan en 116 gramos por kilómetro recorrido, es decir, dos gramos más que en el mismo periodo del año pasado, según datos de MSI para Faconauto. Y en 2017 se incrementaron las emisiones por primera vez en diez años.

Desde la patronal atribuyen este incremento a la caída de matriculaciones de vehículos diésel, que se han reducido hasta junio el 18,3%, ya que se está optando por la gasolina, que ha experimentado un incremento del 35%. No obstante, los empresarios subrayan que los motores diésel emiten hasta el 20% menos de CO2 que sus equivalentes de gasolina.

Así, la organización apunta que “la última generación de vehículos diésel es esencial para alcanzar los objetivos climáticos y la descarbonización del transporte en el futuro cercano”.

Además, Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, apunta que el debate que se está generando desde ámbitos sociales y políticos alrededor del diésel es poco realista, no responde a las demandas de los consumidores y está acelerando artificialmente su desaparición.

Asimismo, critica que el diésel se haya convertido en un "chivo expiatorio" y añade que si lo que se pretende es mejorar la calidad del aire en las ciudades, “los vehículos diésel tienen los días contados, pero no los nuevos, que son eficientes y cumplen con los límites establecidos desde la UE".

Pérez explica que los vehículos que deben desaparecer son los de más de diez años, responsables del 80% de esas emisiones y que la Administración tendría que promover medidas para la renovación del parque.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña