Concesionarios | El sector del automóvil pide respeto al diésel

Las patronales defienden una transición "progresiva y ordenada".

Las matriculaciones de vehículos diésel se ha reducido hasta junio el 18,3%
Robert Felger, de Schaeffler, asegura que "el diésel tiene aún mucho que decir"

Desde hace meses, la imagen pública del diésel está de capa caída. A las medidas previstas por diversas administraciones públicas contra los vehículos equipados con esta motorización se ha sumado, como consecuencia, un cierto descenso de las ventas. Una situación injusta, a juicio de las principales patronales de la automoción, que han salido a defender públicamente el diésel.

En una carta abierta, José Vicente de los Mozos (presidente de Anfac), Germán López-Madrid (de Aniacam), Gerardo Pérez (de Faconauto), Lorenzo Vidal de la Peña (de Ganvam) y María Helena Antolin (de Sernauto) piden prudencia y moderación con respecto al diésel.

En la carta, las patronales del automóvil quieren desmentir afirmaciones inexactas, como que el diésel contamina más que la gasolina. De hecho, el diésel es el combustible más eficiente y con menores emisiones de CO2. Para combatir la polución, proponen retirar de la circulación los coches más viejos e ineficientes de más de 12 años.

El sector español de automoción recuerda que, desde hace décadas, toda la cadena de valor que lo conforma está realizando fuertes inversiones en I+D+i para poner en el mercado vehículos cada vez más limpios y eficientes. De ahí el logro de que los vehículos nuevos diésel emitan un 84% menos de emisiones NOx y un 91% menos de partículas que los de hace 15 años.

Para lograr la deseada movilidad con cero y bajas emisiones, Anfac, Aniacam, Faconauto, Ganvam y Sernauto defienden que la "transición debe hacerse de una forma progresiva y ordenada, con medidas y soluciones consensuadas que faciliten la movilidad de los ciudadanos, en sus diferentes modalidades".

Respecto a las medidas locales de penalizar a los coches diésel aunque sean nuevos, alertan de que pueda provocar el efecto contraproducente de incrementar las emisiones de CO2, ya que están siendo sustituidos por vehículos gasolina.

Piden, por tanto, "que no se ataque ninguna tecnología ni se genere incertidumbre innecesaria en la ciudadanía, porque ello puede afectar muy negativamente tanto a las inversiones en nuestro país y al empleo directo e indirecto del sector, como a los compradores recientes de estos vehículos diésel, indefensos, que ven cómo pierde valor su inversión de cara al futuro".

Por su parte, Moisés González, presidente de la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA), recuerda que, en cuanto a emisiones, un "motor diésel de última generación poco o nada tiene que ver con el de un vehículo de gasoil de antes del año 2000". Y asegura que "el diésel necesita de políticas más meditadas y noticias menos alarmistas".

Como alternativa a las medidas antidiésel, González propone que el Gobierno planee un "enfoque integral para el sector de la distribución del automóvil, que recoja una fiscalidad nueva y más verde que fomente la renovación del parque; la unificación de estos temas en todo el territorio español; así como el fomento del vehículo eléctrico y de bajas emisiones".

No sólo en España el diésel mantiene sus partidarios. Robert Felger, responsable de Producto e I+D de la compañía alemana Schaeffler Automotive Aftermarket, asegura que "el diésel tiene aún mucho que decir". Para Felger, los diésel "están tan por encima de los gasolina en términos de eficiencia, que auguro una vuelta al diésel muy pronto, incluso asociados a la hibridación de 48 voltios".

De cara al futuro, el directivo de Schaeffler augura que "vamos a asistir a un periodo de coexistencia tecnológica. Con el mix de fuentes de propulsión que estimamos -un 30% de automóviles con motor de combustión, un 40% de híbridos y un 30% puramente eléctricos en 2030- y el incremento del parque, los talleres van a tener más trabajo en los próximos años.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña