Concesionarios | ¿Qué marcas cobran más por las reparaciones en sus talleres oficiales en Estados Unidos?

Consumer Reports, con ayuda del comparador de costes de reparación RepairPal, ha realizado un análisis para averiguar cuáles son los vehículos más caros de reparar y las razones.

Las piezas del mercado recambista son tan buenas como las originales pero cuesta menos
Las piezas del mercado recambista son tan buenas como las originales pero cuesta menos

Según la publicación estadounidense, las facturas más caras procedieron de vehículos de lujo, lo cual no es ninguna sorpresa. Los actuales modelos premium son más complejos y tecnológicos, por lo que según el vicepresidente de industria y ventas de RepairPal, Jill Trotta, “existe una relación directa entre el precio del automóvil y el costo de repararlo”; es decir, no debería sorprender que la reparación de un coche como el BMW Serie 7, que puede costar 100.000 dólares (82.356 euros), cueste mucho más que la de un Honda CR-V. Por ello, John Ibbotson, mecánico jefe de Consumer Reports, avisa de que los coches de lujo “pierden valor, en parte debido, al gasto de reparación y es más probable que necesiten reparaciones a medida que envejecen”.

Algunos factores que contribuyen a elevar la factura final de la reparación son el empleo de piezas exclusivas (que no se comparten con ninguna de otra marca), el empleo de caros equipos de diagnóstico, que solo están a disposición de los talleres oficiales o de talleres independientes que han invertido fuertes sumas en ellos, o la ubicación de piezas en lugares inaccesibles, con el fin de mejorar el equilibrio de pesos en modelos deportivos, por ejemplo, lo que eleva una sencilla reparación de apenas 2 horas en más de 6. Esto se aplica incluso a elementos comunes, como el motor de arranque, la batería y las bujías, algunos de los cuales requieren quitar paneles de la carrocería para cambiarlos.

Dependiendo de la avería, el precio de la reparación es distinto en unas marcas y otras. Algunos ejemplos facilitados por Consumer Reports tienen que ver con el compresor de aire acondicionado, el alternador, la correa de la distribución, etcétera. Del primero, por ejemplo, señala que suelen durar unos 160.000 km y que la media de reparación es de unos 1.211 dolares (997 euros). Sin embargo, la factura sube hasta 4.453 dólares (3.667 euros) cuando se trata de un BMW 750 Li y a unos 3.700 dólares (3.047 euros) si es un Lexus GS450h o un Mercedes E400.

La sustitución de un alternador cuesta de media 825 dólares (680 euros), a no ser que se trate de un Porsche Cayenne o de un BMW M760i xDrive, casos en los que la factura sube hasta 2.810 (2.314 euros) y 2.669 dólares (2.198 euros), respectivamente.

En el caso de la bomba de combustible, el precio medio de reparación es de 1.135 dólares (930 euros), si bien sube por encima de los 3.600 dólares (2.965 euos) en los Lexus IS F y LS460 y en el BMW M4.

En cuanto a la sustitución de la correa de la distribución, la media en el mercado estadounidense es de 140 dólares (115 euros), aunque en el BMW X1 cuesta 541 dólares (455 euros) y 481 dólares (396 euros) en el i8. Otro ejemplo es el del motor de arranque, que en los casos del Audi RS5 y el Porsche Panamera está escondido donde es imposible acceder sin desmontar varias piezas. El coste medio del reemplazo se sitúa en 630 dólares (519 euros), que se eleva a 2.708 dólares (2.290 euros) en el Audi RS5, a 2.695 (2.219 euros) en el Mercedes CL63 AMG y a 1.376 dólares (1.133 euros) en el Panamera.

Un último ejemplo encontramos en la sustitución del amortiguador. El del Panamera, forma parte de una suspensión neumática que utiliza piezas caras, mientras que en el Nissan GT-R se trata, de por sí, de una pieza muy cara. Así, si el coste medio de la reparación es de 937 dólares (771 euros), en el Nissan GT-R sube a 5.867 dólares (4.831 euros) y a 4.808 dólares (3.959 euros) en el Porsche Panamera.

Por todo ello, y como forma de protegerse contra las reparaciones caras, Consumer Reports aconseja deshacerse del automóvil potencialmente problemático antes de que finalice la garantía. Si a pesar de todo se quiere alguno de estos modelos, es recomendable adquirirlo con cobertura de garantía adicional, pues aunque suele ser más caro, vale la pena. Por supuesto, antes de comprar, realizar una inspección previa, que puede detectar piezas a punto de cambiarse o ya reparadas. Si necesita algunas reparaciones, puede negociarse un precio más bajo en virtud de reparaciones futuras.

También es importante consultar los registros de reparaciones anteriores, ya que pueden predecir futuros arreglos, y pedir el asesoramiento de un mecánico independiente. Si el modelo a comprar es raro, la ayuda del experto es más aún necesaria, como lo es también buscar recomendaciones locales de foros o clubes específicos del modelo. Y, por supuesto, tenga siempre en cuenta que las piezas del mercado recambista son más baratas.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña