Concesionarios | La posventa oficial cayó el 18,8% en 2020, pero prevé crecer el 15% en 2021

"La posventa está realizando un trabajo brillante. Es el gran salvavidas de las redes y siempre lo ha sido en épocas de crisis", ha dicho Gerardo Pérez, presidente de Faconauto.

Gerardo Pérez, presidente de Faconauto
Gerardo Pérez, presidente de Faconauto

La posventa oficial que se realiza en concesionarios y servicios autorizados cerró 2020 con una caída del 18,8% en su cifra de negocio, hasta los 3.609 millones de euros, situándose en el segundo área con mayores pérdidas, solo por detrás del vehículo nuevo, que se dejó el 19,8% de facturación. Así lo ha expuesto Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, durante una rueda de prensa para analizar el año en el canal de la distribución, así como para avanzar algunos de los datos y temáticas que protagonizarán el Congreso & Expo, que tendrá lugar los próximos días 17 y 18 de febrero, y que ya tiene 3.500 inscritos.

Sin embargo, las previsiones para 2021 para la posventa oficial son mucho más optimistas. "Vamos a crecer el 15% en este área", ha avanzado Gerardo Pérez, para quien la posventa es "el gran salvavidas de las redes y siempre lo ha sido en épocas de crisis", puesto que está realizando "un trabajo brillante para fidelizar al cliente". En este sentido, explicó que las nuevas tecnologías son una gran oportunidad para que se le pueda dar un mejor servicio al cliente y con gente preparada.

Respecto a las cifras de 2020 en la posventa oficial, el presidente de la patronal sostuvi que "si no fuera por los confinamientos perimetrales, habría caído muchísimo menos", pero en estas circunstancias "el cliente pospone la revisión o averías que no son graves, porque hay muchas ciudades de las que no se puede salir". En cualquier caso, defendió el "trabajo callado pero efectivo" de la posventa, para quien los efectos de la gran bajada de ventas de vehículos llegará dentro de tres o cuatro años.

En concreto, los concesionarios de automoción perdieron el 19% de su negocio el pasado año fruto de la crisis sanitaria y económica, cerrando con una facturación del 35.895 millones de euros, frente a los 44.207 del año anterior. Con estas cifras, la rentabilidad media de las redes oficiales de concesionarios fue del 1,2% sobre su facturación, aunque el 49% de los concesionarios se habría quedado el año pasado con una rentabilidad media inferior al 0,5%.

8.075 puestos de trabajo menos

Cuando se habla de grandes cifras de caída en las ventas, se traduce en pérdida de empleo. Es lo que ha querido poner de manifiesto Gerardo Pérez explicando que las redes oficiales de concesionarios perdiieron 8.075 puestos de trabajo el año pasado, aproximadamente el 5% del total, quedando en 153.425 trabajadores. Para Faconauto el mecanismo de los ERTE ha sido esencial para mantener el empleo en el sector, pero ha advertido que difícilmente podrán mantener sus actuales estructuras si el mercado no remonta. De hecho, según la encuesta V-CON, elaborada por la consultora MSI para la patronal, el 64% de los concesionarios prevé reducir sus plantillas en 2021.

"Pese al fuerte impacto que ha tenido la pandemia y la crisis económica, los concesionarios hemos sido capaces de mantener la rentabilidad positiva de nuestros negocios, aunque con un margen muy estrecho, raquítico. Esto ya augura que el primer semestre de este año será muy complicado, y nuestra viabilidad pasa por reactivar la demanda y el consumo. De lo que pase hasta junio dependerá, en gran medida, el que esta crisis coyuntural no se convierta en estructural y el que los concesionarios podamos seguir invirtiendo en futuro: en la transición ecológica y digital en la que está inmerso el sector", ha asegurado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

Según las previsiones de Faconauto, para ver una recuperación del sector habrá que esperar hasta 2022, cuando se volverán a alcanzar los 1,2 millones de vehículos matriculados, una cifra parecida a la de 2019. Mientras, para este ejercicio, maneja un escenario optimista, en el que se rebasarían apenas el millón de unidades, y otro pesimista, con un mercado inferior a ese millón de ventas. La evolución del mercado dependerá de la rapidez con la que se produzca la vacunación de la población y la normalización de su movilidad. Por último, la patronal ha indicado que, además del mercado, está corriendo peligro el que España avance a mayor velocidad hacia la descarbonización de la movilidad, hacia la implantación del vehículo eléctrico y hacia la renovación del parque automovilístico.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña