Reparación | ¿Por qué se producen fugas en la cremallera de direccion con dirección asistida?

Moog señala tres posibles causas por las que se produce este fallo, cómo se comprueba y el método de reparación.

¿Qué provoca que una cremallera de dirección con dirección asistida tenga fugas?
¿Qué provoca que una cremallera de dirección con dirección asistida tenga fugas?

Un alto porcentaje de los vehículos que circulan por las carreteras cuentan con un sistema de dirección con cremallera con dirección asistida, lo que facilita la dirección pero ocasiona una mayor complejidad en el sistema compacto de cremallera. Y es que este sistema incorpora un cilindro con pistón en la cremallera y líquido en ambas partes. Al añadir presión al líquido de uno de los lados del pistón hace que el mismo se mueva, girando por tanto la cremallera y asistiendo con la dirección.

Con el tiempo, los componentes del sistema pueden comenzar a desgastarse y algunas conexiones pueden aflojarse. ¿Qué pasa si una cremallera de dirección con dirección asistida presenta fugas? Los profesionales de Moog explican que el sistema puede empezar a tener fugas en los puntos de conexión a través de grietas en los latiguillos y conductos de caucho flexible. De forma más frecuente, estas pueden comenzar en una de las juntas de la cremallera de dirección. Pero además del desgaste, factores como las condiciones medioambientales y los estilos de conducción pueden provocar que las juntas se sequen, encojan, agrieten o salgan de su asiento.

En definitiva, desde Moog señalan tres factores como causas principales para la existencia de fugas:

  • Los latiguillos y los conductos son de un caucho flexible que se agrieta.
  • Las conexiones se afloja.
  • Las juntas entre el árbol de dirección y la cremallera de dirección, o alrededor de las conexiones de las rótulas de dirección, se encogen, agrietan, se secan o se salen de su asiento.

¿Cómo se comprueba si la cremallera de dirección con dirección asistida tiene fugas?

Por lo general, el líquido de dirección que se perderá tendrá un olor a aceite quemado, y presentará un color rojizo o rosado, además podrá apreciarse un pequeño charco en el suelo debajo de la parte trasera del motor. También puedes emplear un gato o una rampa para comprobar directamente si la cremallera de dirección tiene fugas.

Para reparar las fugas de la cremallera de dirección, en la mayoría de los casos se opta por reemplazar la cremallera de dirección por completo de forma que pueda asegurarse el correcto funcionamiento del sistema. Otra alternativa es emplear, como arreglo temporal, un producto de "antifugas en la dirección asistida" hasta realizar un ajuste de la dirección asistida.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña