Electromecánica | ¿Qué significa un ruido en la correa del alternador?

Loctite da algunas pistas sobre dónde puede estar el origen de esta señal que no debe pasar desapercibida.

Cualquier ruido en la correa debe alertar con el fin de prevenir contratiempos
Cualquier ruido en la correa debe alertar con el fin de prevenir contratiempos

La correa del alternador es una pieza que puede sufrir un importante deterioro por el paso del tiempo o el desgaste, por lo que cualquier ruido en la correa debe alertar con el fin de prevenir contratiempos.

Fabricada con materiales flexibles, esta correa, también denominada de accesorios o servicio, relaciona el movimiento de giro del motor con el alternador, la bomba de agua, la bomba de dirección asistida, el compresor del aire acondicionado o el ventilador, entre otros, según explica Loctite en un post que publica en su blog.

Para ello, se utilizan dos tipos de correa. Por un lado, se encuentra la trapezoidal lisa, la cual soporta mayores pretensados que otros tipos y tiene mayor resistencia gracias a su diseño. Además, el encaje trapezoidal en las poleas ofrece un apriete óptimo sin deslizamientos. Sin embargo, su rendimiento es menor por el mayor desgaste de rozamiento y soporta velocidades más bajas que una correa plana.

Por otro lado, está la correa nervada, con un acanalado que permite mayor estabilización, rodaje y menor desgaste; su uso se está imponiendo frente al de la correa trapezoidal, ya que su gran ventaja es que funciona por ambas caras (la estriada y la plana). Asimismo, permite mayores recorridos, su nervadura facilita un engranaje mayor con las poleas y más flexibilidad en su funcionamiento, y se instalan de forma rápida gracias a su elasticidad.

Entre las desventajas, cabe destacar que permiten un menor pretensado, y su mayor longitud y elasticidad ofrecen menor par que las correas trapezoidales.

En cuanto a las causas de ruido en la correa del alternador, se puede destacar que: la polea del alternador o los rodillas de la corra estén en mal estado, la correa esté cuarteada y/o endurecida, mal tensada o que tenga sedimentos o polvo incrustados.

Respecto a este último punto, la suciedad, que se puede quedar tanto en la correa como en las diferentes poleas o rodillos, afecta a la fricción entre los diferentes componentes y puede provocar fuertes chirridos. Si los sedimentos no han penetrado en la correa, los profesionales de Loctite recuerdan que basta con limpiarla con un lubricante adecuado para tal fin, como Loctite LB 8005, que incrementa la fricción y previene deslizamientos.

Por todo ello, es importante respetar los tiempos de sustitución de la correa del alternador según indica el fabricante, revisar la alineación de las poleas, comprobar el tensado de la correa y utilizar lubricantes que eviten el agrietamiento y el desgaste prematuro.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña