Chapa y pintura | Cuidado con el líquido de frenos en la carrocería

Es altamente corrosivo, por lo que es importante utilizarlo con precaución y nunca como decapante improvisado.

Mecánicos revisando la carrocería
Una salpicadura de líquido de frenos puede dañar la carrocería

El líquido de frenos es altamente corrosivo para la chapa y pintura del coche, ya que, debido a su composición química, traspasa con facilidad las capas de laca, barniz y pintura.

Una conducta muy desaconsejable es emplear este líquido de frenos como decapante improvisado para eliminar pintura, explica Certified First en un post de su blog. Se trata de una operación de alto riesgo “que solo debe ser realizada por profesionales en talleres especializados, para que no acabe siendo peor el remedio que la enfermedad”, explica el post.

Por ello, es muy importante ser especialmente cuidadosos al manipular líquido de frenos, por ejemplo para rellenar el depósito o sustituir este fluido, y evitar que se derrame o salpique la pintura del coche.

El post señala que, en el caso de que esto suceda y el líquido llegue a la pintura, hay que limpiar la mancha a conciencia lo más rápido posible. Además, es aconsejable revisar periódicamente las zonas de la carrocería más cercanas a los frenos, ya que pequeñas fugas de líquido pueden salpicar a zonas menos accesibles de la carrocería y originar puntos de oxidación y corrosión.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña