Chapa y pintura | Cómo se emplean los distintos tipos de pintura para carrocería

De fondo y acabado, existen diferentes opciones para cada necesidad.

La capa de pintura influye de manera importante sobre la capa final de barniz
La pintura de acabado puede ser monocapa o bicapa

La aplicación adecuada de la pintura de carrocería es tan importante como la calidad del producto. Por ello, Norton ha publicado un post en su blog en el que analiza la tipología y el uso de cada uno de los tipos.

El post distingue en primer lugar los dos grandes tipos de pintura según su aplicación: de fondo y de acabado, e indica que casi todas son de tipo acrílico en la actualidad, aunque también existen las de disolvente y base de agua.

Pinturas de fondo

Las pinturas de fondo son las que se aplican por debajo del acabado, con el objetivo de igualar la superficie y dar un buen soporte a las pinturas de acabado. Las más empleadas son las imprimaciones y protecciones anticorrosivas; los promotores de agarre; masillas y aparejos.

Imprimaciones anticorrosivas: no son muy utilizadas. El post señala que para conseguir una protección igual que la de fábrica, sería necesario utilizar una electroimprimación de cinc, y tener este equipo en el taller es poco habitual. Por ello, los fabricantes de pintura ofrecen la imprimación a base de resina epoxi, que, una vez es catalizada, debe aplicarse sobre el metal antes de emplear la masilla.

Si surgen áreas desnudas de metal una vez lijada la masilla, la pintura de fondo más adecuada es la imprimación fosfatante catalizada. Es importante tener en cuenta que este tipo de imprimaciones no toleran la masilla, ya que, al entrar en contacto, reaccionan haciendo que se desconche.

La pintura anticorrosiva más empleada es el cinc en aerosol de 1K, y se emplea para las caras internas de los metales unidos antes de soldarlos; para proteger el metal desnudo y para proteger el metal de la soldadura efectuada que aún no ha sido revestido.

Promotores de adherencia: se utilizan para trabajar sobre plásticos, con el objetivo de que mejorar la adherencia de cualquier tipo de pintura o adhesivos aplicados.

Masilla: es uno de los productos más empleados. Su finalidad es igualar el área metálica una vez ha sido conformada.

Aparejo: se aplica sobre la masilla para ocultar pequeños defectos que hay sobre la masilla; sellar la superficie reparada, o formar un buen soporte para las pinturas de acabado.

Pinturas de acabado

El objetivo de las pinturas de acabado es embellecer la carrocería a través del color, brillo, efectos y protección. Según su composición, son de tipo acrílico, base agua o base disolvente, y según el sistema de pintado que se realice, son monocapa o bicapa.

Monocapa: están formuladas con una sola pintura que se cataliza y diluye lograr la fluidez y el secado adecuados. Son pinturas más económicas, pero tienen menos resistencia química y mecánica, además de que no están disponibles con efectos como perlados y metalizados.

Bicapa: están formadas por dos productos diferentes, una pintura para aportar el color y una laca para la protección y el brillo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña