Reparación | ¿Tendremos que aprender a leer el lenguaje de los coches?

Jaguar desarrolla un lenguaje para que los coches autónomos puedan comunicarse con los peatones.

Vehículo autónomo desarrolllado por Jaguar
Vehículo autónomo desarrolllado por Jaguar

Los coches autónomos tendrán muchas capacidades, pero la de comunicarse con las personas todavía no está muy desarrollada. Para prevenir situaciones confusas, y potencialmente peligrosas, en intersecciones concurridas, Jaguar Land Rover está trabajando para crear un lenguaje simple que los vehículos sin conductor puedan usar para informar a los peatones de si se están deteniendo, girando o circulando.

Este "lenguaje" se diferencia del tradicional de letras y números. En su lugar, se compone de una serie de barras de luz proyectadas en el suelo. El espacio entre cada una se reduce gradualmente a medida que el automóvil frena y se expande nuevamente a medida que comienza a acelerar. Las barras se abren hacia la izquierda o hacia la derecha mientras el coche se prepara para girar en esa dirección.

Esta solución, todavía experimental, tiene ciertas ventajas respecto a otras probadas anteriormente. Por un lado, estas señales son fáciles de entender en cualquier parte del mundo. Por otro, dan menos miedo que los "ojos"  que Jaguar probó en 2018 para permitir que los peatones hagan contacto visual con los vehículos autónomos.

"Las pruebas se basan en comprender la cantidad de información que un vehículo debe compartir con un peatón para lograr su confianza. Al igual que con cualquier nueva tecnología, los humanos tienen que aprender a confiar en ella, y cuando se trata de vehículos autónomos, los peatones deben confiar en que pueden cruzar la carretera de manera segura", explicó a Digital Trends Pete Bennett, responsable de investigación de la futura división de movilidad de la empresa.

Bennett pone aquí el dedo en la llaga: la comunicación es clave para conseguir que los peatones puedan confiar en los coches autónomos, algo imprescindible para su comercialización a escala masiva. Pero no solo Jaguar está inmersa en investigaciónes en este ámbito.

Volvo ha desarrollado el concepto 360c, que emite señales audibles y visuales para comunicarse con otros automóviles, autónomos o tradicionales, y peatones. Y Ford se ha asociado con el Virginia Tech Transportation Institute para crear una barra de luz que permita a los coches autónomos con el mundo exterior. La barra, montada jussto encima del parabrisas, parpadea rápidamente para indicar a los peatones que está a punto de arrancar.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña