Reparación | Bruselas planea que los coches nuevos contengan cajas negras a partir de 2021

Acea apoya los sistemas inteligentes de ayuda a la conducción en los vehículos para evitar accidentes.

Las cajas negras registrarán los eventos producidos minutos antes del accidente
Las cajas negras registrarán los eventos producidos minutos antes del accidente

La Comisión Europea ha propuesto recientemente una serie de medidas sobre la implantación de sistemas de seguridad y ayuda a la conducción de forma obligatoria en los coches nuevos en los próximos años con el fin de evitar accidentes.

Dichos elementos son el sistema de frenada de emergencia automática, el detector de somnolencia, el bloqueo de conductor con alcoholímetro, la caja negra, la señalización de frenada de emergencia, mejores sistemas de protección de pasajeros, peatones y ciclistas, control de crucero inteligente con detección de señales de tráfico, sistema de mantenimiento de carril, cámaras de aparcamiento o sistema de detección de obstáculos trasero.

Aunque muchas de estas ayudas ya están presentes en muchos coches, algunos de ellos, como la instalación de una caja negra en los coches en 2021, permitirán conocer las causas de un accidente. No obstante, este sistema solo se incorporaría a los coches de nueva fabricación y comercialización, y no tendría carácter retroactivo.

Estas cajas negras solo registrarán los eventos que se han producido en los últimos minutos antes del accidente: velocidad del vehículo o estado de los sistemas de seguridad del mismo.

Desde Acea se ha acogido de forma positiva esta propuesta. Así, el secretario general de la asociación, Erik Jonnaert, ha señalado que los fabricantes reconocen la importancia de incluir tecnologías de seguridad adicionales en los nuevos vehículos.

Con ello, la asociación añade que se podrían evitar accidentes causados por exceso de velocidad al recopilar información de las cámaras de reconocimiento de señales de tráfico y de las bases de datos de límite de velocidad vinculadas con el GPS.

No obstante, Acea denuncia un problema de infraestructura. "Las señales de tráfico no están armonizadas en toda Europa y la información sobre los límites de velocidad no es lo suficientemente fiable", explica Jonnaert. “Los mapas digitales tampoco están completos con información de límites de velocidad para todas las carreteras y los datos no siempre se actualizan", subraya.

Asimismo, Jonnaert señala que si se quieren reducir a la mitad las muertes y las lesiones graves en accidentes de tráfico entre 2020 y 2030, se deberá poner un mayor énfasis en una estrategia integrada de seguridad vial. "Esta es la única forma de garantizar que los vehículos seguros sean conducidos por conductores seguros en carreteras seguras", matizó.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña