Reparación | Así han vivido ocho talleres españoles las primeras horas en estado de alarma

Turnos rotativos, reducción de horarios, trabajo a puerta cerrada y, en todos los casos, protocolos de higienización y prevención. La incertidumbre se apodera de un sector que espera las medidas económicas de urgencia para afrontar con mayor seguridad las próximas semanas y meses.

¿Cómo han vivido los trabajadores de talleres la apertura de sus negocios?
¿Cómo han vivido los trabajadores de talleres la apertura de sus negocios?

Incertidumbre, expectación y muchos temores. Con estas sensaciones han afrontado los talleres españoles la apertura de sus negocios el lunes 16 de marzo, primer día laborable desde la entrada en vigor del estado de alarma, y comienzo de una nueva semana clave en la crisis del coronavirus.

Infotaller se ha puesto en contacto con ocho talleres de distintas provincias de España para conocer de primera mano cómo están viviendo esta situación tras un fin de semana en que asociaciones como Cetraa y Conepa recomendaban la apertura de los talleres de reparación por tratarse de "servicios esenciales" que se necesitan "para preservar los servicios de transporte y movilidad".

Trabajar a puerta cerrada, protocolos de higienización y prevención, turnos rotativos, reducción de horarios... son algunas de las medidas que los profesionales del taller han puesto en marcha para reducir los riesgos y trabajar con seguridad. Otros, sin embargo, han decidido cerrar sus negocios o disminuir su funcionamiento a servicios mínimos. Pero en lo que todos coinciden es que esperan que las medidas económicas de urgencia que apruebe el Consejo de Ministros del martes puedan servir para afrontar con mayor seguridad las próximas semanas y meses que se antojan "duros".

Los profesionales de los talleres coinciden en el notorio descenso del número de clientes. Muchos han llamado para cancelar sus citas y reservas previas, y el porcentaje de los que han acudido ha sido mínimo, siendo en su mayoría el caso de personas que necesitan el vehículo para acudir a su puesto de trabajo.

La situación en Madrid

Daniel Gallo, propietario de Ande Automóviles en Madrid, explica que están trabajando a puerta cerrada, centrando su actividad en vehículos que tenían pendientes de reparar. De cara los próximos días, "en principio la idea es cerrar, aunque no tenemos claro qué va a pasar. Si la Administración nos obliga abriremos, pero preferimos cerrar por la seguridad de nuestros trabajadores y clientes".

Seguridad que ya trató de anticipar Automotor y Ventas, centro de las redes Eurotaller y CertifiedFirst y también servicio autorizado Nissan en la capital de España, que la semana pasada comenzó a gestionar las vacaciones de algunos de sus empleados.

Su plantilla habitual es de 26 profesionales y han abierto con 16, además también han reducido su horario. Su dueño, Antonio Matarranz, reconoce que "lo más seguro es cerrar por un tema de seguridad" y además considera que ante la situación es "inviable dar un servicio". Matarranz desvela que han planteado alternativas como el servicio a domicilio para que los clientes no tengan que salir de casa, pero reconoce que para muchos usuarios "ahora el coche no es una prioridad".

Además, reconoce que se están tomando muchas precauciones, "higienizando los vehículos que llegan y en los que deben trabajar" y se han nombrado "responsables para desinfectar zonas comunes como mesas, pomos de la puerta, etc.". Y es que toda precaución es poca.

En Antis Guadarrama, un Bosch Car Service en la localidad de Gaudarrama, Nani Cámara, su propietaria, ha llevado a cabo medidas de seguridad e higiene por todo el taller: a la recepción solo puede entrar una persona, otro trabajador hace guardia para informar sobre la situación, los proveedores se atienden desde el exterior, se trabaja con materiales de protección, se higienizan coches, se mantienen las distancias de seguridad... Sin embargo, Nani Cámara afirma que siguen trabajando con tensión y un gran nerviosismo provocado por esta situación.

Además, confirma la información que ha transmitido Asetra sobre el cierre de algunos talleres por parte de la Guardia Civil y la Policía Municipal en la Comunidad de Madrid, una situación que puede asegurar que ha ocurrido en la cercana población de Collado Villalba, capital de la sierra madrileña. En este sentido, denuncia que no se apliquen a nivel nacional los mismos procedimientos, como ha ocurrido en otros sectores como el de la restauración.

Extreman precauciones

Muy diferente es la situación en la provincia de Sevilla. Rogelio Angulo, el propietario del taller Box Auto Car Service, en el municipio de Tomares, cuenta que están trabajando con normalidad, pese a todas las medidas preventivas establecidas, y que la Policía Local, a diferencia de en otras localidades donde sí han obligado a trabajar a puerta cerrada, no les ha indicado nada y solo ha acudido para comprobar que los concesionarios cercanos estaban cerrados.

Este profesional incide en la importancia de su trabajo para "garantizar la movilidad" y en la necesidad de poder llevarlo a cabo para poder "pagar las facturas a final de mes". Por su parte, Rafael Masero, propietario de Master-Auto, en la localidad sevillana de San José de la Rinconada, comenta que siguen haciendo reparaciones pendientes, pero están a la espera de poder cerrar a mitad de semana y ver cómo se afrontan los próximos días.

Daniel Pastor, propietario de Pro Cars Torrefiel, taller de chapa y pintura en Valencia, revela que han establecido turnos para los trabajadores, de forma que coincidan el menor número de empleados, uno o dos. "Estamos recepcionando vehículos de urgencia de 8 a 10 para entrega de llaves y realizando presupuestos por Whatsapp" y, aunque asegura que la situación es complicada, tienen "previsto no coger trabajo y dedicarse a lo que ya tienen pendiente" y no abrir al público.

Donde también trabajan a puerta cerrada es en el taller guipuzcoano Carrocerías Azkar. El dueño de este taller de Irún, Jon Pagola, reconoce que "preferiría irse a casa pero están obligados a seguir pagando". También se muestra expectante en que puedan conocer más detalles sobre el procedimiento de ERTE para sus empleados, aunque él se siga viendo en la necesidad de ir a tabajar, y esperando a los nuevos acontecimientos. Por el momento, los tres trabajadores del centro solo están trabajando en horario de mañana.

El taller asturiano Gama Automoción, que regenta Marcos de la Vega, también sigue abierto tras consultar entre los empleados si preferían irse de vacaciones o seguir en su puesto de trabajo. Al menos tienen pensado mantener la apertura durante esta semana, eso sí, extremando las precauciones de seguridad e higiene.

Todos coinciden en que se sentirían más seguros en casa, pero deben abrir para hacer frente a los pagos t a las nóminas de sus trabajadores, y en que se sienten verdaderamente preocupados por la situación y grandes pérdidas que puede provocar esta crisis del coronavirus.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña