Reparación | ¿Cuál es la forma más recomendable de higienizar y desinfectar un vehículo?

La limpieza manual de superficies, el tratamiento de ozono o la fumigación de un biocida, son los métodos más habituales.

¿Cuál es la forma más recomendable de higieniezar y desinfectar un vehículo?
La desinfección del vehículo, un imprescindible en tiempos del coronavirus

Los procesos de desinfección o higienización de los vehículo se han convertido en los protagonistas de la actividad postcoronavirus de los talleres. Sin embargo, no todas las higienizaciones son iguales. A día de hoy, los métodos más habituales son la limpieza de superficies con biocida, el tratamiento de ozono y la nebulización con biocida, como apuntan desde Newspress.

La limpieza manual de superficies

Se realiza una limpieza manual con un biocida que desinfecta los puntos de mayor contacto con el conductor. Se trata de un proceso sencillo y económico, pero que no permite asegurar una desinfección completa del interior del vehículo, pues hay zonas a las que no se accede de forma eficaz.

El tratamiento con ozono

En este tipo de procedimiento sí se llega a todos los rincones del habitáculo, aunque requiere de una ventilación posterior del vehículo. Aunque se trata de una de las desinfecciones más extendidas entre las redes de talleres, muchos se oponen a este método porque el ozono no aparece en la lista oficial de virucidas acreditados y reconocidos por el Ministerio de Sanidad. Esta técnica sigue en proceso de evaluación en la Unión Europea, sin embargo, el Ministerio para la Transición Ecológica y del Reto Demográfico ha aclarado que el empleo de esta sustancia para desinfectar el interior de los coches está permitido.

La fumigación de un biocida

Este tercer procedimiento consiste en la fumigación con un producto autorizado y recomendado por las autoridades durante un tiempo determinado. Este se aplica en el interior del vehículo y actúa por todos los rincones, sin resultar tóxico para las personas.

Los biocidas están regulados y cuenta con una normativa que especifica los usos para los que están permitidos. Por ejemplo, aquellos que contienen peróxido de hidrógeno y ácido peracético son completamente seguros para la salud de los trabajadores que los manipulan y para el cliente, y no requieren de un aclarado tras su fumigación.

Además, para este tipo de procedimiento es recomendable seguir un protocolo de aplicación en base al tiempo de nebulización y la configuración del sistema de climatización en las fases de desinfección, de forma que el producto se difunda correctamente y pueda actuar en las mejores condiciones.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña