Reparación | Los talleres que incluyan la "tasa Covid" en su factura podrían ser sancionados

Los empresarios tendrán que asumir su coste o elevar el de otros servicios. Consumo ha advertido a las comunidades autónomas de la ilegalidad de incluir este sobrecoste en la factura, pues se trata de una "medida de obligado cumplimiento", no de un servicio adicional.

El servicio de Norauto de higienización del vehículo
¿Cómo afrontarán ahora los talleres este sobrecoste de adoptar las medidas de prevención?

Los talleres de reparación que cobren en sus facturas la conocida como "tasa Covid" se arriesgan a sanciones impuestas desde la propia Administración. Así lo establece una nota informativa que el Ministerio de Consumo ha enviado a las comunidades autónomas, clarificando que se trata de una tasa ilegal y que los establecimientos que lo incumplan podrían ser sancionados.

Las nuevas medidas adoptadas en los centros para prevenir y proteger frente al coronavirus han supuesto para los talleres un importante coste adicional que, hasta el momento, suponía para los clientes un pequeño incremento en el precio de los servicios. Un sobrecoste que ha centrado el debate de usuarios y profesionales en los últimos días. En este sentido, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) manifestaba hace unas semanas "que cobrar al cliente por el coste extra que supone higienizar a diario el establecimiento o por desinfectar el coche antes de repararlo puede ser exagerado, pero es legal, lo mismo que hacerlo por poner a su disposición un gel hidroalcohólico o unos guantes". La organización recomendaba a los dueños de negocios, como los de reparación, ajustar los precios al desembolso real, y en todo caso, advertir siempre al cliente de forma previa a realizar el servicio.

Sin embargo, Consumo ahora dice que no es legal. La nota informativa explica que ante el recargo en el precio de los servicios, y al tratarse las medidas adoptadas "de obligado cumplimiento", estas no pueden ser consideradas como “servicios accesorios opcionales sobre los que el consumidor o usuario tenga capacidad de aceptación o rechazo, sino que son los inherentes según la normativa vigente".

Asimismo, señala que de incluirse los gastos de limpieza o higiene como extras en la factura de forma desglosada, este hecho podría tratarse de "una cláusula abusiva", aunque el cliente hubiera sido informado previamente. La nota agrega que los negocios que apliquen el recargo estarán cometiendo una práctica que conlleva una infracción administrativa, y solicita a las comunidades autónomas que apliquen las sanciones pertinentes.

Este comunicado seguirá generando polémica, pues adaptarse a los nuevos hábitos supone para los talleres una fuerte inversión. Como señalaba hace unos días José Luis Gata, responsable de mercado de Posventa de Solera, "al final esto es oferta y demanda. Si aumentas mucho el precio, corres el riesgo de perder clientes", apuntando a que muchas redes de talleres sí que están cobrando por estos servicios.

¿Cómo afrontarán ahora los talleres este sobrecoste? Las máquinas de ozono, por ejemplo, tienen precios que oscilan entre los 200 y los 1.000 euros, a lo que se suman productos desinfectantes, geles, mascarillas, guantes y, por supuesto, el tiempo que se dedica a cada coche a la hora de efectuar los trabajos. Al final, se abre la puerta a que los talleres encarezcan otros servicios, en lugar de permitir que sean totalmente transparentes con sus clientes y decidan qué precio establecen en la llamada "tasa Covid" y que sea el usuario final el que decida o no aceptarla o irse a otro establecimiento por este motivo.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña