Reparación | Fernando Minaya: “Las ITV mejoran la seguridad y el medioambiente. Pero sobre todo salvan vidas”

Este experto cree que muchos ciudadanos la ven como un trámite más, una tasa adicional que deben pagar, y no valoran otros aspectos.

Hablamos con Fernando Minaya sobre la importancia de conjugar movibilidad con sostenibilidad
Hablamos con Fernando Minaya sobre la importancia de conjugar movilidad con sostenibilidad

Movilidad y sostenibilidad van de la mano, aún más en un contexto como el actual donde los mayores índices de población se dan en las grandes ciudades. En un escenario como el descrito, donde las personas demandan un gran movimiento; los vehículos, cabe indicar que cada vez con más años de antigüedad, colapsan barrios y carreteras; y la emergencia climática se convierte en una de las grandes problemáticas comunes, es importante lograr la conciliación adecuada entre movilidad sí, pero de forma sostenible también, entrando en juego algunos factores como las inspecciones de vehículos.

Para reflexionar sobre la situación actual, contamos con Fernando Minaya, ingeniero, profesor y asesor de Fesvial y Fundación Cnae. En este sentido, el experto considera en que muchos ciudadanos todavía ven en la ITV un trámite más, una tasa adicional que deben pagar, y no valoran otros aspectos, “cuando la realidad es que mejoran el medioambiente y la seguridad. Pero sobre todo salvan vidas”, en una publicación en la web de AECA-ITV, cuyo contenido reproducimos a continuación:

Experto en movilidad. El ser humano está hecho para moverse. ¿Es compatible movilidad con sostenibilidad?

La configuración de las actuales ciudades demanda una alta y variada movilidad, lo que requiere que el sistema de transporte se adapte a las necesidades sociales y garantice los desplazamientos de las personas de una manera eficiente y sostenible. Según los datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), más del 50% de la población mundial vive en las ciudades y se prevé que en el año 2050 lleguemos al 70%. Esto implica que las urbes estarán colapsadas y nos deja una reflexión sobre el modelo de movilidad y el aumento de la contaminación localizado en estas áreas. También implica que los modos de transporte deben ser sostenibles. Para ello debemos fomentar al máximo el uso de energías limpias y renovables en detrimento de las energías de origen fósil.

Y sin embargo, en ese avance imparable, todos apuntan al vehículo como uno de los factores más contaminantes. Pero no se le pueden poner puertas al campo.

Efectivamente, el vehículo contamina. Pero la contaminación que se le puede achacar es mucho menor que la que ocasionan otras fuentes, ya que si comparamos el número de vehículos que circulan en la actualidad, que según los datos de la DGT son más de 37,33 millones, con la que teníamos hace 50 años, vemos que hay otros factores que aportan un elevado porcentaje en la tarta de la contaminación (por ejemplo, calderas de gasóleo o calderas de carbón, poca eficiencia en el aislamiento de las viviendas, etc.) Las nuevas formas de movilidad deben estar enfocadas a que la tecnología de los vehículos consigan las “2 e” de la movilidad: eficacia y eficiencia.

Y esto necesita un cambio en el pensamiento de la “propiedad  del vehículo” en beneficio de políticas de car-sharing o car-pooling. También el factor envejecimiento del parque de vehículos, que en España supera los 12 años de antigüedad de media, supone mayor contaminación. Las políticas de movilidad deben ir enfocadas a una renovación del parque de vehículos que consuman energías limpias y renovables.

¿Cuál es el papel de las ITVs ante este escenario? Está claro que el coche nuevo de hoy será un coche viejo que deberá pasar la ITV mañana.

El futuro de las ITVs es lograr tener una mayor relevancia e influencia tanto en la seguridad vial como en la movilidad. Esto es debido al espectacular aumento de la tecnología en los vehículos y la necesidad de verificar los elementos que los componen y que influyen en el óptimo estado del vehículo. En este escenario encontraremos al vehículo autónomo. Vehículos que transitarán por nuestras vías las 24 horas del día, necesitando únicamente unas horas para repostar o recargarse y realizar un mantenimiento correctivo o predictivo. Pero será fundamental que en esa parada técnica se realice una verificación del estado de los sistemas que integran los vehículos para garantizar unos estándares óptimos de seguridad. Y en este punto será muy importante el papel de las estaciones de ITV que verifiquen dichos sistemas.

Hay quien llama hadas a los sistemas ADAS, No hay duda de que ha habido un salto cuantitativo y cualitativo en temas de seguridad vial, pero no son infalibles.

Cualquier sistema de ayuda a la conducción en la que participa el factor humano implica que puedan cometerse errores. El error humano está presente en el 90% de los accidentes de tráfico. Esto implica que la comunicación del vehículo con el conductor debe adecuarse a estos sistemas ADAS, además de con la vía y con el entorno. En la actualidad padecemos de un cierto analfabetismo tecnológico provocado, en muchos casos, por un exceso de sistemas pensados para ayudarnos que no sabemos interpretar. Información, actualización y comunicación del vehículo con el conductor, o viceversa, serán claves para llegar a ese escenario futuro de movilidad autónoma.

¿Los ciudadanos entienden que las ITV salvan vidas y el medio ambiente, o lo ven como una tasa impuesta más?

Tendemos a pensar que el hecho de “pasar”  la ITV es una tasa más a pagar para poder circular y que no me sancionen o inmovilicen el vehículo. El problema está en la falta de conocimiento por parte del ciudadano sobre “qué y para qué” se hace en las ITV y cuáles son los beneficios. Las ITV mejoran el medioambiente y la seguridad. Pero sobre todo salvan vidas. Por otro lado el simple hecho de “pasar un examen“, aunque sea para salvar nuestra vida no nos gusta a nadie y somos bastante reacios, este es el motivo de cierta hostilidad al verificar nuestro vehículo en la ITV. No debemos olvidar que verificar de forma efectiva el estado de nuestro vehículo implica que viajaremos con total seguridad.

El problema del absentismo que nos indica AECA-ITV en el estudio “Contribución de la ITV a la Seguridad Vial y el Medioambiente”, realizado por la Universidad Carlos III, nos preocupa mucho a los técnicos, puesto que es evidente que hay ciudadanos que no son conscientes del riesgo que corre su vida y la del resto de usuarios de la vía. Por otro lado, el beneficio por tener nuestro vehículo verificado con certificado favorable y cumpliendo con los límites establecidos de contaminación, implica una responsabilidad con la sociedad y con el medioambiente.

El presidente de CITA coloca a las ITV españolas como modelo en Europa. ¿Está de acuerdo? ¿Considera importante esa separación entre estaciones de ITV, talleres y fabricantes?

Creo que la especialización y el nivel técnico de la ITV de nuestro país es un referente para toda Europa, consiguiendo estándares de calidad mucho más allá del riguroso cumplimiento. El grado de tecnología y de actualización empleado para realizar la verificación es muy elevado. Cualquier verificación pasa por la independencia del inspector. Esto no significa que exista una comunicación muy fluida con los diferentes agentes implicados en el mantenimiento del vehículo. Creo que las ITV deben funcionar como un nexo de comunicación entre talleres y fabricantes, aportando los datos del comportamiento del vehículo cuando pasa el tiempo, para utilizar esos datos en la búsqueda de la eficacia y eficiencia que hemos comentado.

Ha dicho en alguna ocasión que “el futuro de la movilidad pasa por no tener ni siquiera un vehículo en propiedad”. ¿Eso se traduce en menos coches o en un parque mejor cuidado y más moderno?

Efectivamente esto supone en coches a demanda, en un mantenimiento óptimo y una verificación preventiva, debido a que el vehículo estará 24 horas al día en movimiento. Y lógicamente significará que la reducción de vehículos será mayor. Pero debemos tener muy en cuenta que el vehículo privado actualmente se encuentra parado el 80% de su vida útil, por lo que esa disminución del volumen de vehículos mejorará los niveles de circulación.

 

 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña