Reparación | Rasgos distintivos de la ITV para vehículos híbridos

La normativa actual no contempla ninguna prueba específica de los sistemas de alto y medio voltaje.

La preferencia por unas horas del día u otra también forma parte la rumorología
Actualmente no hay grandes diferencias con los vehículos tradicionales

Aunque los vehículos híbridos tienen diferencias evidentes respecto a los que montan motores de combustión interna, actualmente no tienen que pasar una ITV específica distinta de la de los modelos convencionales. Simplemente hay algunas diferencias, que según Autofácil, es probable que se amplíen en el futuro.

Así, los híbridos eléctricos no tienen que superar pruebas especiales. De hecho, la normativa actual no contempla ninguna prueba específica de los sistemas de alto y medio voltaje, más allá de la revisión visual del estado de los componentes y el cableado.

Aun así, es probable que se incorporen a la inspección pruebas como la búsqueda de posibles derivaciones de tensión de la batería al chasis del vehículo, a medida que vaya creciendo el parque de híbridos.

Además, las ITV no son técnicamente capaces de realizar la medida de emisiones de monóxido de carbono al no poder poner la mayor parte de los híbridos modernos en modo de prueba, en el que arranca el motor térmico y se puede acelerar en parado.

En el caso de los híbridos gasolina-gas, los vehículos impulsados por GNC y GLP no tienen que pasar la  prueba de gases. A cambio, los GNC sí deben presentar en la estación de ITV el certificado de inspección de los depósitos de gas natural comprimido, que tienen que llevarse a cabo cada cuatro años  en un organismo de control oficial. Además, los depósitos deben superar una revisión en profundidad o retimbrado a los 20 años. Esta prueba no es necesaria para los modelos de GLP, debido a que su depósito almacena el combustible a una presión mucho menor. 

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña