Reparación | Cómo tratar las llantas cuando se ha producido una colisión

Si las abolladuras o grietas suponen una merma de la seguridad, deben sustituirse.

Llanta.
La reparación ha de limitarse al lijado, el arreglo de daños leves y la sustitución del recubrimiento

Las llantas son uno de los componentes del vehículo que se ven sometidos a más esfuerzos. Por otro lado, tienen un papel fundamental en la seguridad. Si resultan dañadas en una colisión, bordillazos incluidos, deben revisarse para evaluar si se tienen que cambiar o, por el contrario, bastaría con restaurarlas correctamente. En todo caso, según explican en un post del blog de Iberisa, la seguridad debe ser un principio fundamental para tomar la decisión. 

Cuando el vehículo llega al taller tras una colisión, es preciso efectuar una evaluación inspeccionando posibles daños visibles como abolladuras, grietas, daños laterales y radiales, bultos y daños en el flanco, talón y hombro del neumático.

Una vez que se analicen estos daños, debe procederse a la reparacion de las llantas solamente si estos son superficiales. La reparación se limitará al lijado, la reparación de daños leves y la sustitución de recubrimientos de pintura.

Pero si los daños son tan graves que una reparación no garantiza que el vehículo reúna las condiciones de seguridad previas a la colisión, las llantas deben reemplazarse. 

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña