Electromecánica | Qué elementos se deben verificar para evitar averías en el montaje de motores (II)

Verificaciones en los componentes electrónicos y control final.

Los talleres de mantenimiento y reparación aún no han recuperado los niveles de 201, según MKD
Una buena verificación evita averías secundarias

Además de los componentes de la mecánica del motor que han de verificarse después de una reparación, es necesario vigilar los componentes electrónicos, así como efectuar determinadas acciones antes de arrancar el nuevo motor y de entregar el vehículo reparado. La lista de verificación de MS Motorservice recomienda adoptar estas acciones:

  • Cables eléctricos y conexiones. Es necesario verificar la correcta conexión de todas las tuberías de depresión y las conexiones eléctricas de enchufes con un plano de las líneas. Esto también concierne al cable de masa entre el motor y la carrocería y batería de arranque. De esta forma se evitan averías por sobrecarga en los componentes eléctricos y los cables.
  • Unidad de control del motor. Leer la memoria de averías, anotar los códigos de averías y borrar después la memoria de averías.

  • Electrónica del motor con componentes. Gracias al test del elemento de ajuste, se puede verificar el funcionamiento de los componentes correspondientes. Esto es útil, por ejemplo, para detectar enchufes intercambiados y actuadores defectuosos.

  • Adaptación. Muchos componentes tienen que adaptarse tras una sustitución. Esto incluye, por ejemplo, los sensores de masa de aire, motores paso a paso, mariposas y mariposas de regulación, así como válvulas EGR. Para efectuar la adaptación, hay que adaptar y reprogramar.

  • Inyectores common rail. Los inyectores common rail tienen que programarse en la unidad de control de forma separada para cada cilindro tras un intercambio transversal o una sustitución. Esto es preciso para equilibrar las tolerancias de fabricación. Para este fin hay un código estampado en cada inyector que debe memorizarse o introducirse en la unidad de control con ayuda del verificador de diagnóstico.

  • Presión de aceite. Antes de arrancar el motor, debe eliminarse la presión de aceite. Dado el caso, hay que asegurarse de que el motor no arranque antes de haberse generado la presión de aceite aplicando las medidas adecuadas.

  • Motor. Después de arrancar, hay que tener cuidado de no averiar el motor tras el arranque dando acelerones repetidos antes de tiempo. El sistema de aceite necesita algo de tiempo para purgar el aire por completo y proveer de aceite todos los componentes.

  • Recorrido de prueba. Es necesario observar el ciclo de conducción OBD. El recorrido de prueba debería incluir el arranque en frío, la fase de calentamiento, la circulación urbana y por autovía o autopista. Además, en los turismos hay que tener en cuenta que, por ejemplo, algunos componentes no son controlados por el diagnóstico de a bordo (OBD) a partir de una velocidad superior a los 120 km/h.

  • Memoria de averías. La memoria de averías ha de verificarse y borrarse antes y después del recorrido de prueba, incluso si durante o después de este no se ilumina la lámpara de averías (MIL). En el caso de los sistemas de diagnóstico de a bordo (OBD), la lámpara de averías solo se activa después de que una avería se presente dos veces, aunque en la memoria de averías se almacena ya el código de la avería con la primera aparición.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña