Electromecánica | Aspectos a tener en cuenta sobre el anticongelante

No deben mezclarse líquidos de distinto color ni combinarlos con agua.

No se deben sobrepasar los 40.000 o 50.000 km o los dos años de uso sin sustituirlo
Debe sustituirse cada 40.000 o 60.000 kilómetros, o a los dos años

El anticongelante, llamado con más propiedad líquido refrigerante, tiene la función fundamental de mantener el motor del vehículo en la temperatura óptima de funcionamiento, unos 90 ⁰C. También tiene propiedades anticorrosivas e incorpora productos químicos anticongelantes para evitar que el líquido se solidifique a bajas temperaturas. 

Al igual que otros elementos sólidos y líquidos del vehículo, se debe vigilar el estado del anticongelante y sustituirlo en caso necesario. Asimismo, deben tenerse en cuenta ciertos consejos de mantenimiento, como los proporcionados por blog Ruta 401 de Loctite Teroson.

  • Se aconseja sustituir el anticongelante en cada revisión rutinaria, generalmente cada 40.000 o 60.000 kilómetros, o al cabo de dos años. Aun así, las recomendaciones de supervisión y sustitución proporcionadas por los fabricantes varían según las características de cada vehículo.

  • Además, es aconsejable revisarlo también en cada cambio de estación, ya que con las subidas de temperatura el líquido puede evaporarse. 
  • Hay que elegir el tipo de líquido refrigerante adecuado, según la ficha técnica y la recomendación del fabricante. De no hacerlo se corre el riesgo de sufrir averías graves.

  • El refrigerante pierde propiedades y eficacia con el paso del tiempo. Hay que tener esto muy en cuenta, pues si el compuesto pierde sus capacidades, el motor puede sufrir un sobrecalentamiento que provoque daños graves.

  • Un nivel de líquido refrigerante bajo es muy perjudicial para el vehículo. Si se detecta una fuga, el conductor debe acudir al taller para que los mecánicos averigüen el motivo de la misma y rellenen el depósito. La causa principal de las fugas de anticongelante es el desgaste prematuro de las juntas tóricas y manguitos, que se resecan y se agrietan. Otro posible origen de esta avería es un problema de estanqueidad en el mecanismo limitador de presión de la tapa.

  • Al rellenar líquido refrigerante, no es adecuado mezclar líquidos de distintos colores, ya que la mezcla adopta un color marrón que impide apreciar si el líquido está sucio o es una mezcla de color. Tampoco es correcto rellenar el depósito con agua corriente, ya que puede crear sedimentos y calcificaciones.

  • Otro componente fundamental para la refrigeración del motor es la bomba del agua. En esta pueden producirse averías relacionadas con pérdidas de anticongelante, oxidaciones o fallos en el termostato. A veces, si se tensa demasiado la correa de distribución se provoca un esfuerzo radial extra que conlleva una más que probable fuga de líquido.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña