Electromecánica | Por qué hay que descarbonizar el motor de un vehículo

Este proceso es conveniente hacerlo cada 20.000 km, pero pueden surgir síntomas que recomienden hacerlo antes.

Un motor sucio puede dar lugar a una mala combustión y un aumento de consumo
Un motor sucio puede dar lugar a una mala combustión y un aumento de consumo

Aunque los nuevos modelos de automóviles gasolina y diésel han ido reduciendo la contaminación producida por el uso de combustibles fósiles, las emisiones lanzadas al medio ambiente se siguen produciendo.

Dichas impurezas afectan a los propios vehículos perjudicando su funcionamiento. Por ese motivo, desde SPG recomiendan en un post descarbonizar el motor con una limpieza de la cámara de combustión y evacuación. Para llevar a cabo este proceso, se utiliza gas oxihidrógeno, que permite eliminar la carbonilla.

Pese a que este procedimiento es conveniente hacerlo cada 20.000 km, es posible que surjan síntomas que recomienden hacerlo antes. Así, por ejemplo, cuando los conductos están obstruidos, la entrada y salida de aire disminuye y no deja que la recuperación o aceleración del coche sea la correcta.

A esto se suma el hecho de que al haber una mala combustión, haya un aumento del consumo. Además, al estar obstruidos los conductos de admisión y escape, se inyecta más oxígeno y la centralita ordena quemar más combustible. Todo ello, es importante tenerlo en cuenta porque puede provocar que el vehículo no pase la ITV por superar los límites de emisiones de CO2 permitidos.

Para descarbonizar el motor se debe acoplar el coche a una máquina descarbonizadora que lleva el gas orto-oxihidrógeno. El gas que genera la máquina se inserta por la admisión, se aspira por el filtro y pasa por los tubos y las piezas ubicadas antes que a la cámara de combustión, sin tener ningún efecto, ya que su eficiencia comienza al ser combustionado.

En la cámara, el gas aumenta la temperatura y el calor se concentra dentro quemando los residuos de bujías, cabeza de pistón, cabezas de inyectores, etc. Sin embargo, gracias al efecto del gas orto-oxihidrógeno los metales del motor no se calientan. Finalmente, el calor que se genera junto con el vapor de agua forman los gases de escape.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña