Electromecánica | Paso a paso para el correcto empleo de la pasta de montaje de escape

Tenneco, a través de su plataforma de formación Tadis, muestran este método de reparación útil para los profesionales del taller.

Si es necesario cortar el silenciador trasero, emplear un cincel acoplado a un martillo neumático de percusión
Para cortar el silenciador trasero, emplear un cincel acoplado a un martillo neumático de percusión

Con la colaboración de Tenneco y su plataforma de formación Tadis, los expertos enseñan paso a paso la manera correcta de utilizar la pasta de montaje de escape. Los pasos a seguir son los siguientes:

En primer lugar, se procede con el desmontaje de los silenciadores. Para ello, elevar el vehículo con la ayuda de un elevador y asegurarse de que esté correctamente colocado y equilibrado porque, en algunos casos, es necesario girar los escapes o tirar de ellos.

Antes de soltar las abrazaderas, es necesario tomar nota de su posición de montaje: hacia dónde apuntan las cabezas de los tornillos, si están montadas verticalmente, horizontalmente o inclinadas.

Pulverizar los tornillos de forma abundante con un producto desoxidante, porque los tornillos oxidados se parten fácilmente al desatornillarlos.

A continuación, soltar las gomas de fijación desde debajo del vehículo, con la ayuda de una palanca desmontable o un destornillador grande.

Separar las juntas con la ayuda de un producto desoxidante, girándolas fuertemente o golpeando con un martillo.

Si la junta está muy atascada por exceso de corrosión, será necesario sustituir el silenciador anterior, porque en los vehículos actuales equipados con sondas Lambda y catalizadores está totalmente prohibido cortar y soldar, debido a que estos procedimientos cambian el nivel de contrapresión del sistema de escape, produciendo pérdidas de combustible que funden el núcleo del monolito del catalizador. Esta avería no se considera un caso de garantía, debido al hecho de que se debe a un procedimiento de montaje erróneo.

Si es necesario utilizar el silenciador intermedio y sustituir el silenciador trasero, se cortará el tubo del silenciador trasero con un cincel acoplado a un martillo neumático de percusión.

Se pueden utilizar otros procedimientos de corte como el soplete o la sierra radial, pero no se recomiendan debido al riesgo de incendio (especialmente en los coches de gasolina).

A la hora de montar el silenciador nuevo, es esencial usar la pasta selladora de juntas (usarla siempre en las juntas situadas detrás del catalizador y la última sonda Lambda). La pasta selladora corrige las fugas de gas en las juntas y evita la corrosión, facilitando el desmontaje posterior.

Cuando se monta un silenciador nuevo en un vehículo que estaba equipado con el silenciador original, hecho de una sola pieza, es muy importante medir correctamente dónde se debería cortar el tubo, de modo que el trozo de tubo que se vaya a introducir en la parte aumentada del silenciador de recambio sea correcto, y ambos queden correctamente unidos.

Por otra parte, si solo se va a sustituir un silenciador, es recomendable, antes de montarlo, acelerar el vehículo a entre las 3.500 y las 4.000 rpm para ver si salen partículas de metal oxidado del colector, el silenciador intermedio, el catalizador o el filtro antipartículas diésel (según el caso).

Si se detectan señales de corrosión en el elemento situado inmediatamente antes de la pieza que estamos cambiando, es de vital importancia sustituirlo también, porque si no se hace, dichas partículas llegarán al nuevo silenciador trasero, acelerando su corrosión y aumentando su nivel de contrapresión. Esta situación pone gravemente en riesgo al monolito del catalizador, que podría acabar por fundirse; al mismo tiempo, el motor podría verse gravemente afectado y el vehículo podría perder potencia, aumentando el consumo y reduciendo significativamente la vida útil del vehículo.

Para la correcta utilización de la pasta de montaje de escape, una los componentes del sistema de escape provisionalmente, colocando las abrazaderas y ajustando los tubos.

Es preciso asegurarse de que todas las abrazaderas cubren los tubos correctamente para evitar fugas que pudiesen causar anomalías de contrapresión.

Comprobar que los diferentes elementos del sistema de control de emisiones están suficientemente separados del chasis, colocando los diferentes elementos del sistema a una distancia uniforme de dicho chasis.

Para finalizar, conviene recordar que las abrazaderas que muestran un avanzado estado de corrosión deben sustituirse.

Es necesario sustituir las gomas de fijación que muestren grietas o endurecimiento o que estén sueltas. Asimismo, es preciso realizar una comprobación de los tacos de motor. Los tacos de motor en mal estado facilitan la transmisión de las vibraciones desde el sistema de escape, causando la rotura prematura de este mismo, ubicada en los puntos de salida y entrada. Las gomas de fijación deben estar sometidas a una tensión uniforme.

El proceso sigue con el apriete de los tornillos de las diferentes juntas en consecuencia, con las mismas colocadas en su posiciones correctas, y asegurándose de que el ajuste del sistema no está sometido a tensiones. Para finalizar, con el motor en marcha y el vehículo en el elevador, comprobar que no haya fugas de gases en las uniones y que el ruido que hace el sistema de escape es el correcto.

Si es un vehículo de gasolina, realizar también una prueba de gases con el analizador de 4 gases, con el fin de garantizar el funcionamiento correcto de todos los sistemas de emisiones.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña