Vehículo industrial | Schaeffler se reivindica en el segmento de vehículos comerciales

Con el desarrollo de soluciones de reparación inteligentes y productos y procesos para reducir costes operativos de las flotas.

Formación en la sede de Schaeffler en Langen (Alemania)
Formación en la sede de Schaeffler en Langen (Alemania)

Langen. En esta localidad alemana, cercana a Frankfurt, se encuentra la sede central de Schaeffler Automotive Aftermarket. Y allí la multinacional recibió a un grupo de periodistas europeos, con Infotaller como único medio español, para explicar su estrategia y soluciones en la posventa para el segmento del vehículo comercial.

El fabricante se reposicionó hace dos años en este negocio para atender con mayor rapidez las necesidades de un mercado en transformación. Ya totalmente integrado en la estrategia empresarial de Schaeffler, el objetivo es ayudar a reducir el coste total del funcionamiento de los vehículos, mejorando así la operatividad y rentabilidad de las flotas.

¿Cómo hacerlo? Schaeffler lo resume así: Aportando soluciones de reparación inteligentes y fáciles de usar, con recambio premium (sus tres marcas, LuK, INA y FAG), servicios adicionales como la formación y una gama de productos amplia. Convertirse así en un socio potente para el servicio de vehículos comerciales, una familia que el fabricante segmenta a su vez en tres grupos: HCV (camiones, autobuses y remolques), es decir, los vehículos más pesados; LCV (vehículos comerciales ligeros o furgonetas) y tractores y vehículos agrícolas.

Las tres marcas de Schaeffler, en su sede central de Aftermarket
Las tres marcas de Schaeffler, en su sede central de Aftermarket

Para los HCV, Schaeffler incluye en su gama de productos acoplamientos, componentes del accionamiento por correa, soportes de transmisión, rodamientos de rueda y cojinetes de diferencial. Para lo comerciales ligeros, soluciones relacionadas con accionamiento, el motor y el chasis. Por último, acoplamientos y piezas para motor constituyen la oferta del fabricante para los vehículos agrícolas.

En el futuro, los expertos de Schaeffler vaticinan que en el vehículo comercial seguirá imperando la tecnología de motores de combustión, lo que hace que siga fortaleciendo y expandiendo su gama de productos “clásicos” para el aftermarket. Pero sin renunciar a ser partícipe destacado en nuevos campos de desarrollo vinculados a la electrificación e hibridación de este tipo de vehículos y a otros aspectos como la conducción autónoma o la pila de combustible como alternativas en los años venideros.

Schaeffler está pendiente de todas estas tendencias para desarrollar sus soluciones de producto, en un mercado condicionado asimismo por la aplicación de regulaciones más estrictas con las emisiones o la digitalización. Hasta 2025, el parque de vehículos comerciales en Europa crecerá entre el 4% y el 8% y las flotas serán cada vez más grandes, ganando peso como clientes finales. Y de todos estos vehículos, la multinacional alemana prevé un singular crecimiento del segmento bus.

Optimizar los costes de las flotas, objetivo del fabricante como proveedor de productos y servicios para la reparación
Optimizar los costes de las flotas, objetivo del fabricante como proveedor de productos y servicios para la reparación

La complejidad de los sistemas y componentes montados en los vehículos comerciales sigue aumentando, lo que hace que las reparaciones requieran de conocimientos especializados o habilidades específicas, señalan los expertos de Schaeffler. “La máxima prioridad es ofrecer a los talleres soluciones de reparación que, a pesar de la gran complejidad del sistema, garanticen un montaje rápido y sencillo, y permitan que los vehículos averiados puedan volver a ponerse en marcha sin demora”, explica Samuel Braun, gerente de la sección de vehículos comerciales pesados de Schaeffler Automotive Aftermarket.

Ejemplo de este tipo de soluciones son los FAG Repair Insert Unit o los FAG SmartSET, unidades de rodamientos de rueda premontados, que se instalan rápidamente, y optimizan el resultado por el uso de cantidades correctas de grasa o por el nivel de protección que aseguran contra la entrada de suciedad.

Schaeffler reivindica así que el uso de recambios de alta calidad es siempre una inversión rentable, al prolongar el tiempo de funcionamiento del vehículo y prolongar los intervalos de mantenimiento, contribuyendo así un mejor “uptime”, el tiempo de actividad del vehículo, lo que redunda a su vez en unos menores costes de funcionamiento para el flotista.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña