Electromecánica | Cómo saber si el catalizador está obstruido

Algunos problemas como ruidos o pérdida de potencia son indicios de fallo en el catalizador.

Conocer elementos como el catalizador permite explicar a los clientes qué le ocurre a su coche
El catalizador es un elemento sensible a los golpes y la mala combustión

Como bien sabemos, el catalizador es una pieza importante del sistema de escape de un vehículo, puesto que limita las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Pero si el catalizador falla,  no cumplirá adecuadamente su función y puede provocar un aumento anómalo de las emisiones y un mal rendimiento del automóvil, llegando a averiarse.

Cuando un vehículo llega al taller con un problema de este tipo, normalmente se debe a la obstrucción del catalizador. Una avería que no se puede detectar a simple vista, pero que, según explica Iberisa en su Blog del Taller Mecánico, podemos intuir cuando observamos determinados comportamientos anómalos del vehículo:

  • Pérdida de potencia. Uno de los síntomas más evidentes de un catalizador en mal estado es la pérdida de rendimiento del motor. Se advierte fundamentalmente con el motor al ralentí y durante la aceleración. Se produce cuando el proceso de combustión no se hace de manera eficiente y el combustible llega sin quemar al catalizador.
  • Ruidos en la parte inferior del vehículo. Si se escuchan ruidos metálicos en la parte inferior del coche, es posible que exista una fractura en el catalizador. Esta puede deberse a un shock térmico, por ejemplo cuando el catalizador está a máxima temperatura y de repente contacta con un elemento frío (agua, nieve...). Este cambio brusco provoca grietas en el cuerpo cerámico del catalizador.

  • Mal olor y humo. Si el coche emite más humos de lo normal, es una señal de que el catalizador no está funcionando bien por hallarse obstruido y no filtra correctamente. El motivo reside en una mezcla de combustible excesivamente rica que produce depósitos de carbón en el sistema de escape.

  • Sobrecalentamiento. Cuando el hollín atasca las celdas del catalizador y bloquea su funcionamiento, los gases de escape no pueden pasar con facilidad y aumentan la presión, con el consiguiente sobrecalentamiento del motor. Este hollín procede en ocasiones del aceite que entra  en el sistema de escape y se quema en el catalizador.

  • Golpes en el catalizador. Hay que tener en cuenta que la malla cerámica del catalizador es un componente frágil, por lo que un impacto puede fracturarla. Un problema serio, puesto que los trozos desprendidos pueden obstruir esta pieza.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña