Electromecánica | Qué ocurre cuando el nivel de aceite de transmisión del vehículo es bajo

Total España explica las causas y consecuencias más frecuentes de la falta de lubricación en el sistema.

Qué ocurre cuando el nivel de aceite de transmisión del vehículo es bajo
La falta de lubricación en el sistema de transmisión dificulta el cambio de marchas

Qué es el sistema de transmisión en un vehículo

El sistema de transmisión es el encargado de proporcionar la potencia necesaria que genera el motor a las ruedas del coche para que éste pueda funcionar. La transferencia de energía a las ruedas del vehículo es posible gracias a una serie de componentes que transfieren la potencia desde el cigüeñal hasta las ruedas para que giren.

La lubricación del sistema de transmisión del vehículo debe ser correcta, de forma que se reduzca la fricción de sus componentes y se protejan los materiales contra el desgaste y la corrosión. Asimismo, en las transmisiones automáticas, una lubricación adecuada ayuda a mantener una presión adecuada en el circuito, lo que permitirá que los cambios de velocidades se produzcan de una forma suave y precisa.

Sin embargo, en ocasiones, el nivel de lubricante de la transmisión baja, siendo la causa más frecuente la existencia de una fuga de aceite, como ha advertido Total España, agregando que estas suelen derivar de alguna junta defectuosa, de la fisura de la carcasa de transmisión o, en caso de tenerlo, el tapón de drenaje puede estar flojo o mal apretado.

Cuáles son los elementos del sistema de transmisión

Es importante conocer los diferentes componentes del sistema para comprender su funcionamiento:

  • Embrague: nos permite transmitir o interrumpir la energía mecánica de manera voluntaria con un movimiento sincronizado y suave. Con el embrague se controla la transmisión desde el motor hacia las ruedas.
  • Caja de velocidades o caja de cambios: sirve para regular los cambios de velocidades en las que gira el propulsor, aumenta o disminuye estas revoluciones de giro. Esta caja de cambios del coche puede ser manual o automática.
  • Árbol de transmisión: este elemento se encarga de llevar el giro del motor del coche a las ruedas. Se encuentra entre dos ejes, la caja de cambios y el piñón del diferencial, aunque no todos los coches lo incluyen.
  • Diferencial: el movimiento generado por el embrague y la caja de cambios llega al árbol de transmisión, el diferencial lo convierte en movimiento transversal y se conecta con los palieres. Esta pieza mantiene constante la suma de velocidades que tienen las ruedas motrices, por lo que las ruedas exteriores dan más vueltas que las interiores y se evita el patinaje.
  • Palieres: transmiten el movimiento transversal del grupo cónico-diferencial a las ruedas motrices.

Tipos de transmisión

Los tipos de transmisión que puede llevar un coche son:

  • Transmisión manual: el conductor del coche a través del uso de la palanca de cambios puede alterar la marcha. Su mecanismo y contenido es mucho más fácil o simple de reparar.
  • Transmisión automática: al contrario de la manual, la caja de cambios se encarga de cambiar por sí misma la relación de marchas automáticamente a medida que el coche se desplaza.
    Cómo funciona el sistema de transmisión
    Cuando la transmisión de tu automóvil tiene una cantidad correcta de lubricante y está en buenas condiciones, este fluido circula adecuadamente por todo el conjunto y lubrica correctamente, reduciendo la fricción de los componentes y protegiendo los materiales y los órganos de la transmisión contra el desgaste y la corrosión.

Además, particularmente, en las transmisiones automáticas, un lubricante adecuado y con el nivel correcto permitirá mantener una presión adecuada en el circuito, lo que permitirá que los cambios de velocidades se produzcan de una forma suave y precisa.

Sin embargo, en ocasiones, el nivel de lubricante de la transmisión baja. La causa más frecuente es la existencia de una fuga de aceite que suele provenir de una junta defectuosa, la fisura de la carcasa de transmisión o que el tapón de drenaje puede estar flojo o mal apretado.

Por qué es tan importante el lubricante en el sistema de transmisión

Una caja de cambios bien lubricada ayuda a prevenir averías. Pero, ¿sabes cuándo se debe cambiar el aceite de la caja de cambios?

Por norma general, el aceite de la caja de cambios suele ser más duradero que el aceite del motor, aunque siempre dependerá de los años o el kilometraje que indique el fabricante. Lo recomendable es cambiarlo entre los 40.000 y 60.000 km en los vehículos de caja automática, mientras que en los de cambio manual, se recomienda realizarlo entre los 80.000 y 100.000 km.

También hay que tener en cuenta que los años o la falta de uso puede afectar a este fluido ya que pierde propiedades o caduca, en algunos casos.

Tengo una fuga de aceite: Cómo repararlo

Muchos conductores acuden al taller al detectar gotas o manchas de aceite debajo de la transmisión. En el caso de los sistemas de transmisión manual, el lubricante presenta un color ocre o marrón claro muy similar al aceite del motor, mientras que en las automáticas, suelen tener un tono rojo intenso, aunque dependiendo del fabricante puede ser también azul, verde, etc. En todo caso, al comprobar el estado del fluido, si el aceite de la transmisión tiene un color muy oscuro o casi negro, esto es un indicativo de que puede existir un problema.

Un bajo nivel de lubricante provoca una menor refrigeración de los componentes, lo que genera un aumento de la temperatura de funcionamiento. Asimismo, el conductor puede detectar en las transmisiones manuales que se dificulta el cambio de marcha. Esta falta de lubricación también conlleva un desgaste excesivo de los sincronizadores, que puede causar que alguna marcha se desengrane. En los coches de transmisión automática, este bajo nivel ocasionará un retraso en el cambio de velocidades, pues no cuenta con la presión de aceite necesaria.

Los ruidos de traqueteo o un golpeteo rítmico mientras alguna marcha está engranada, son indicativo de la existencia de un problema con el convertidor de par debido a un bajo nivel de aceite.

Como hemos comentado, lo normal es acudir a tu taller si detectas gotas o manchas debajo de la transmisión. En el caso de los sistemas de transmisión manual, el lubricante presenta un color ocre o marrón claro muy similar al aceite del motor, mientras que en las automáticas, suelen tener un tono rojo intenso, aunque dependiendo del fabricante puede ser también azul, verde, etc.

Problemas ante la falta de aceite en la caja de cambios

Conducir con un nivel bajo de aceite puede provocar serios problemas. Para evitarlos debes revisar periódicamene el nivel de aceite. Cuando falta lubricante en la caja de cambios, el propio coche te dará algunas pistas:

Un bajo nivel de lubricante provoca una menor refrigeración de los componentes lo que genera un aumento de la temperatura de funcionamiento.

Asimismo, el conductor puede detectar en las transmisiones manuales que se dificulta el cambio de marcha.

Esta falta de lubricación también conlleva un desgaste excesivo de los sincronizadores, que puede causar que alguna marcha se desengrane. En los coches de transmisión automática, este bajo nivel ocasionará un retraso en el cambio de velocidades, pues no cuenta con la presión de aceite necesaria.

Los ruidos de traqueteo o un golpeteo rítmico mientras alguna marcha está engranada son indicativo de la existencia de un problema con el convertidor de par debido a un bajo nivel de aceite.

Cómo saber si el nivel de aceite de la caja de cambios es bajo

Los vehículos más modernos, tanto los de transmisión manual como automática, suelen estar equipados con sistemas de diagnóstico o aviso, como sensores de presión de aceite del motor o testigos de nivel, que te indicarán un bajo nivel de lubricante o bien que la presión del aceite es demasiado baja. Si ves que se enciende este indicador debes rellenar de aceite para devolver el lubricante al nivel correcto.

Algunos vehículos más antiguos no poseen testigos o sensores de presión. En estos casos, lo mejor es realizar una comprobación manual del nivel de aceite, sobre todo antes y después de un viaje largo.

Como has podido comprobar con estos consejos de INFOCAP un correcto nivel de aceite en el sistema de transmisión ayudará a prolongar la vida de tu vehículo.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña