Electromecánica | Qué problemas provocan que las marchas del vehículo no entren bien

Engranajes dañados o dientes perjudicados por exceso de fricción pueden ser algunos de los motivos.

En los cambios automáticos las averías pueden venir de la estanqueidad del circuito hidráulico
En los cambios automáticos las averías pueden venir de la estanqueidad del circuito hidráulico

La caja de cambios o velocidades permite al sistema de transmisión transferir el par motor correcto a las ruedas motrices. Para ello, las cajas manuales poseen un juego de engranajes helicoidales que sincronizan el par de entrada y salida, y las automáticas, de forma autónoma, determinan la relación óptima de velocidades con dispositivos electrohidráulicos.

Sin embargo, en ocasiones, las marchas no entran bien debido, entre otros motivos, a un problema en la caja de cambios por un desalineado de los dientes de los engranajes, por ejemplo.

Para solucionar este problema, Loctite señala en un post que publica en su blog que en esta circunstancia hay que meter otra marcha diferente y, sin soltar el pedal de embrague, poner la marcha que se quería. Si no funciona, hay que rodar un poco con la marcha intermedia metida y cambiar a la deseada.

Si este problema se da forma habitual, puede que haya un origen más grave, como engranajes dañados que provocan un ruido de rascado y se puede sentir a través del tacto de la palanca de cambios. Esto puede haber hecho que se desprendan virutas metálicas que interfieren en el engranado, por lo que se debe desmontar la caja de cambios y reemplazar los componentes necesarios.

Asimismo, si la calidad y el nivel del aceite no son los correctos, los dientes se ven perjudicados por exceso de fricción. Por este motivo, conviene comprobar el nivel de aceite o renovarlo.

También el desgaste del embrague puede hacer que haya un rascado al introducir las marchas. Ante esto hay que revisar dicho dispositivo y ver si hay que sustituir el cable, purgar el circuito o sustituir el disco del embrague.

Por lo que se refiere al cambio automático, los problemas pueden derivar de la escasez de lubricación por aceite bajo (resbalamiento de las marchas)A esto se suma el desgaste del embrague, tener el convertidor de par averiado o rotura interna en la caja de cambios, por lo que hay que cambiar tales dispositivos.

Si el problema radica en la unidad electrohidráulica del mando, por escasez de batería, necesidad de parametrización de la unidad, desajuste del mando o problemas de estanqueidad en el circuito hidráulico, es necesario reajustar el mando y las presiones, o sustituir ciertos elementos.

Por otro lado, Loctite recuerda que para evitar estas averías es necesario comprobar el nivel de aceite y sustituirlo periódicamente, seleccionar el tipo de aceite adecuado según las características del vehículo y la climatología del lugar de uso, así como limpiar las impurezas que se hayan podido depositar en el cárter. Asimismo, en las cajas de cambio automáticas, es necesario comprobar el estado del líquido hidráulico del radiador y sustituir el filtro del cambio.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña