Electromecánica | ¿Es seguro aumentar los voltios o amperios de las piezas eléctricas en un vehículo?

Si se sustituye un dispositivo por otro de mayor o menor voltaje o amperaje, pueden llegar a producirse averías graves en el sistema eléctrico del vehículo, según explica Mai Autoparts en una nota técnica distribuida por Aser.

Cambiar dispositivos de mayor o menor voltaje o amperaje supone riesgo de averías
Cambiar dispositivos de mayor o menor voltaje o amperaje supone riesgo de averías

Aser, a través de una nota técnica de Mai Autoparts, explica si es seguro aumentar los voltios o amperios de las piezas eléctricas en un vehículo. Pero, para entender el funcionamiento de un circuito eléctrico, primero hay que tener clara la diferencia entre voltios y amperios. Para ello hay que entender que la corriente eléctrica no es más que electrones o cargas eléctricas negativas circulando por un conductor. Los voltios miden la fuerza que llevan las cargas eléctricas para circular, mientras que los amperios (la corriente) miden el total de cargas eléctricas que pasan por el circuito por unidad de tiempo. Y un tercer concepto importante es la resistencia que ofrece dicho circuito al paso de la corriente.

Existe una analogía que suele utilizarse para entender lo anterior. Se trata de comparar un circuito eléctrico con un circuito o tubería de agua. Si se compara el flujo de electricidad con el flujo del agua, los amperios equivaldrían al caudal de agua, y el voltaje sería equiparable a la presión del agua. La resistencia sería el diámetro de la tubería. Imaginando esta analogía es fácil comprender que a mayor presión (o voltaje), más cantidad de litros de agua (corriente o amperaje) para un diámetro de tubería determinado (resistencia).

Riesgo de averías graves

Comprendiendo estos conceptos es fácil entender que podemos causar averías graves en el sistema eléctrico del vehículo si sustituimos un dispositivo por otro de mayor o menor voltaje o amperaje, ya que los dispositivos eléctricos están diseñados para aguantar cierta corriente, por encima de la cual el circuito se calienta y puede llegar a fundirse el conductor eléctrico.

Por esta razón, si tenemos que sustituir el fusible que protege un motor de arranque y montamos uno de mayor amperaje, podemos quemar el bobinado del motor si por alguna razón aumenta la intensidad por encima del valor para el que ha sido diseñado.

Por tanto, no se puede sustituir por uno de mayor amperaje, ya que este elemento de protección no se fundiría antes de llegar al límite admisible del motor. Si dejamos que al motor de arranque le llegue mayor flujo de corriente eléctrica de la que es capaz de soportar, lo quemaremos.

¿Y si se sustituye por un fusible de menor amperaje? Este caso tampoco es posible, ya que el motor de arranque necesitará mayor flujo de corriente eléctrica de la soportada por el fusible, por lo que este se fundirá sin que el motor pueda trabajar a la potencia para la que ha sido diseñado.

Mayor o menor voltaje

Con los voltios sucede lo mismo. Si el sistema eléctrico necesita 12V para funcionar y le damos 24V, lo quemaremos, ya que siendo fijo el valor de la resistencia del motor, circulará el doble de intensidad, porque le hemos aplicado el doble de potencial (o voltaje). En este caso, los cables que forman el bobinado del motor tendrán que soportar más corriente de la que pueden y acabarán fundiéndose en algún punto.

Y si le damos 9V, no funcionará correctamente, puesto que la corriente que aparecerá en dicho circuito será menor que la necesaria para que aparezca la fuerza electromotriz que debe desarrollar el motor.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña