Reparación | Sistema de Gestión del Motor, la “causa Aser” del mes de septiembre

Es un mecanismo de precisión, imprescindible en el vehículo, que distribuye información a muchos sensores y cuyo objetivo es asegurar un funcionamiento económico y ecológico del automóvil.

Los sensores ayudan a reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases contaminantes
Los sensores ayudan a reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases contaminantes

Aun no estando la mayoría de usuarios muy familiarizados con el concepto de Sistemas de Gestión del Motor, seguro que conocen el cierre centralizado, los elevalunas eléctricos o el indicador de combustible. Su tarea principal es coordinar y controlar parámetros como la sincronización del encendido, la cantidad de combustible inyectado y la temperatura y revoluciones del motor, entre otras cosas, y su objetivo, asegurar un funcionamiento económico y ecológico en nuestro vehículo. Asimismo, también hacen funcionar los sistemas limpiaparabrisas, los de ventilación y refrigeración, así como los faros.

El Sistema de Gestión del Motor es un mecanismo de precisión que distribuye información a muchos sensores distintos. No saber a qué velocidad estás circulando, no conocer la temperatura del habitáculo o ignorar las revoluciones que empleamos puede ser peligroso. Es información necesaria para no poner en juego nuestra seguridad.

Papel imprescindible

Los sensores ayudan a reducir el consumo de combustible y las emisiones de gases contaminantes. Tienen un papel imprescindible en nuestro vehículo, ya que mejoran la eficiencia del motor y la seguridad del vehículo, y permiten un mayor confort, tanto para el conductor como para el resto de ocupantes. Para que un sensor realice correctamente su función, debe ser resistente a la temperatura, la humedad, la suciedad y los productos químicos. Cada sensor y actuador tiene una gran responsabilidad en el correcto funcionamiento, que repercute en multitud de piezas de nuestro automóvil, desde elementos que influyen en el confort del conductor y todos los ocupantes hasta sensores y actuadores que, en caso de fallo, podrían repercutir en una grave rotura del motor.

Detección de fallo

Múltiples son las señales que nos indican fallos en el Sistema de Gestión de Motor, como por ejemplo:

  • Si el chivato luminoso del salpicadero nos indica la avería.
  • Si advertimos un consumo excesivo y un nivel variable en el número de revoluciones.
  • Si advertimos que por el escape sale humo de color no habitual.
  • Si notamos pequeño tirones, como si el coche se fuera a calar, o pérdidas de potencia.

Cuando algún síntoma indica que algo falla en el Sistema de Gestión del Motor, lo más aconsejables es acudir a tu taller de confianza, ya que puede repercutir en un excesivo consumo del vehículo, una pérdida de potencia e incluso en una disminución de la seguridad y el confort de todos los ocupantes.

En este sentido, recuerda acudir sólo a talleres de confianza que cumplan toda la normativa vigente, con conocimientos adecuados para reparar el vehículo, que pueden ofrecer garantía en la reparación y que utilicen recambios  de calidad. Muchas veces lo barato, sale caro.

Para quienes deseen saber más del Sistema de Gestión Motor, pueden consultar las “Lecciones de Confianza” o las “Historias basadas en hechos reales” de la plataforma “Elige calidad, elige confianza”.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña