Electromecánica | Olipes presenta el Libro Blanco del Coche Eléctrico para recambistas y talleres

Es una guía para comprender la transición hacia la movilidad eléctrica en el que explica la influencia de la electrificación en la lubricación de los vehículos y analiza el impacto de estos vehículos para el sector del recambio.

Ya está disponible en libro blanco del coche eléctrico
Analiza el impacto en el negocio de recambistas y talleres, entre otras cuestiones

Olipes, compañía española especializada en el desarrollo y la fabricación de aceites y grasas lubricantes, refrigerantes-anticongelantes, líquidos de frenos y otros fluidos de máxima calidad y alto valor añadido para el sector del automóvil, la industria, el transporte y la maquinaria agrícola y pesada, acaba de lanzar el Libro Blanco del Coche Eléctrico, en el que se explican los factores que están acelerando la transición a vehículos electrificados y eléctricos y sus consecuencias tanto para la sociedad en general como para el sector del automóvil y, específicamente, para el de los lubricantes.

El Libro Blanco del Coche Eléctrico de Olipes es un informe que sirve como guía para ayudar a comprender la creciente implantación de la electrificación en la automoción, cuáles son sus ventajas y cómo influirá en las infraestructuras, las tendencias y la evolución del mercado. También hace hincapié en aspectos más novedosos como su impacto en el negocio del recambista y el taller o qué papel tendrán los lubricantes en los automóviles electrificados.

Fernando Díaz, codirector general ejecutivo de Olipes, ha apuntado que "existe la falsa creencia de que los vehículos eléctricos apenas necesitan lubricantes. La realidad es que, si bien no requieren los aceites típicos de un motor térmico, aún existe la necesidad de lubricación para proteger estos vehículos. Con una arquitectura que incluye un motor eléctrico, una caja de cambios reductora y otros mecanismos internos, presentan desafíos que incluyen un fluido con propiedades eléctricas equilibradas, protección contra el desgaste y compatibilidad con nuevos materiales. En los vehículos eléctricos, cuyo motor gira a más del doble de la velocidad de uno de combustión tradicional y tiene un par instantáneo, se genera una cantidad significativa de calor que es necesario disipar para evitar daños mecánicos".

"En los vehículos eléctricos, además, seguirá siendo necesario el uso de un gran número de diferentes tipos de grasas lubricantes para bañar los diferentes componentes móviles: desde los rodamientos de ruedas y las transmisiones hasta los espejos retrovisores y los cierres centralizados. Y los requisitos para estas grasas son cada vez más exigentes en términos de propiedades dieléctricas, duración de por vida, compatibilidad con nuevos materiales y biodegradabilidad", ha comentado Díaz.

Tampoco hay que olvidar las nuevas necesidades que surgen en este tipo de vehículos, como son los fluidos de refrigeración de las baterías que, sumados a los lubricantes mencionados anteriormente, introducen un nuevo concepto de fluidos para vehículos eléctricos: los EV-Fluids

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña