Chapa y pintura | Cómo tener unas buenas condiciones de trabajo en el área de pintura

La luz y la temperatura son tan importantes como las herramientas ergonómicas y los equipos de protección.

Taller de pintura Mercedes AMG
Taller de pintura

Unas condiciones de trabajo adecuadas en el área de pintura del taller son fundamentales tanto para la seguridad y salud de los trabajadores como para aportar un servicio rápido y de calidad.

Norton Saint-Gobain aporta en un post de su blog una serie de consejos a este respecto, que, según explica, permiten reducir o evitar lesiones y enfermedades profesionales al trabajador. Además, estas medidas son importantes para fidelizar a los especialistas, que sentirán que el gerente del taller se preocupa por su salud y seguridad, al mismo tiempo que se gana en rentabilidad y productividad al disminuir costes de bajas laborales.

  1. Condiciones ambientales: deben tenerse en cuenta y cumplirse las normativas de luminosidad, temperatura, ruido y sonoridad en el taller, para garantizar unas buenas condiciones de trabajo.
  2. Diseño del área de pintura: es importante que los traslados de piezas y vehículos sean cortos. Por ello, es recomendable que el área de preparación de superficies esté cerca de la cabina de pintura, y, junto a estas dos áreas, debe estar la zona de mezclas. Así, se disminuye el esfuerzo físico que el pintor tiene que realizar.
  3. Proteger las rodillas: en las áreas de pintura suele haber una rejilla en el suelo, que puede generar dolores de rodillas al especialista cuando se apoya. Para evitarlo, es recomendable el uso de almohadillas o monos con refuerzos en esa zona.
  4. Equipos: el post recomienza el uso de transpaletas eléctricas acompañadas de una rampa móvil, que se pueden usar cuando no se puede mover el vehículo con el motor arrancado. Así, se evita al trabajador el esfuerzo físico de empujar el vehículo.
  5. Elevadores neumáticos: otro equipo interesante que señala el artículo son los elevadores neumáticos. Son una buena opción para las zonas inferiores de los vehículos, puesto que evitan que el operario deba agacharse y levantarse continuamente, con el consiguiente daño en las articulaciones y la espalda. La altura adecuada del vehículo es entre los codos y los hombros del pintor, para que pueda mantener la espalda y el cuello rectos y flexionar menos los brazos.
  6. Protección contra tóxicos: la pintura de vehículos emplea numerosos productos tóxicos. Por ello, el profesional debe contar con el equipo de protección personal adecuado, incluyendo gafas, guantes, el mono y la mascarilla.
  7. Brazos articulados: gracias a los brazos articulados de los equipos de secado, el profesional los podrá adaptar cómodamente y sin esfuerzo. Estos equipos suelen ser móviles, bien montados sobre ruedas o bien anclados en raíles al techo.
  8. Armario móvil para el taller de chapa y pintura: otro equipo móvil muy útil es un armario móvil que incluya las diferentes herramientas utilizadas en el taller (máquina lijadora, discos de lijado, masillas, etc.). Al poner todo lo necesario al alcance de la mano del trabajador, este no tendrá que desplazarse.
  9. Herramientas: entre las herramientas que permiten mantener unas buenas condiciones de trabajo en el área de pintura, destacan las soluciones de enmascarado, como por ejemplo, los films plásticos con dispensadores específicos. Por otra parte, las pistolas aerográficas se han vuelto más ergonómicas y ligeras para adaptarse mejor a las manos y disminuir las lesiones en brazos y muñecas. Otra herramienta con la que se hace menos esfuerzo son las lijadoras eléctricas o neumáticas.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña