Chapa y pintura | Presente y futuro de la inteligencia artificial en los coches

Carglass recuerda que algunos sistemas de seguridad ADAS ya disponen de funciones de aprendizaje automático.

La inteligencia artificial ya está presente en los sistemas de seguridad ADAS
La inteligencia artificial ya está presente en los sistemas de seguridad ADAS

Aunque todavía no esté generalizada, Carglass recuerda que la inteligencia artificial ya está presente en muchos de los automóviles que conducimos. Su integración en los coches irá creciendo en los próximos años, pues es el elemento clave de los sistemas de seguridad, de la futura conducción autónoma y de muchos servicios relacionados con la movilidad.

Actualmente hay coches en el mercado con sistemas de inteligencia artificial sencillos -sin capacidad de aprendizaje-, empleados en asistentes digitales y en algunas funciones de los sistemas de seguridad ADAS. Estos últimos ya ofrecen una visión artificial a través de la cámara que montan en el parabrisas, de otros sensores y de algoritmos de procesamiento de imágenes. Por otro lado, los asistentes digitales que incorporan algunos modelos de automóviles emplean la inteligencia artificial para el procesamiento natural del lenguaje y que podamos comunicarnos con una máquina usando nuestra forma de hablar.

El siguiente paso de la inteligencia artificial en los coches es que tenga capacidad de mejora a través del aprendizaje automático. Hyundai ya ha desarrollado la primera función ADAS del mundo basada en IA con aprendizaje automático. Se trata de un control de velocidad de crucero que reconoce, analiza y aprende de los patrones de conducción, para mantener la distancia con el coche que nos precede, acelerar y responder de una forma idéntica a como lo haría el propietario del vehículo. De esta forma, el conductor siente que el coche reacciona según sus hábitos de conducción, y no tiene reticencias ni se siente incómodo usando este sistema.

La inteligencia artificial también ayudará a predecir y evitar los atascos en un futuro cercano, previendo la evolución del tráfico, controlando los semáforos y los flujos de coches, por ejemplo, de zonas residenciales a grandes centros de trabajo. Del mismo modo, podrá controlar el guiado de los navegadores en coches conducidos por personas y, por supuesto, el de los coches autónomos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña