Refinish LAB

| Qué barniz elegir en función del tipo de reparación | -

Cada tipo de reparación tiene un tipo de barniz de carrocería más adecuado
Cada tipo de reparación tiene un tipo de barniz de carrocería más adecuado

El barniz para coche es un elemento indispensable en el taller de carrocería y pintura, que aporta durabilidad y resistencia a la superficie del vehículo, funcionando como capa aislante y protectora contra diferentes agentes mecánicos y químicos para el resto de capas de pintura. Además, la laca o barniz ofrece también un aporte estético a la carrocería, pudiendo dotar al vehículo con diferentes tipos de acabado, como mate, satinado o brillante. 

Desde BESA LAB, queremos ofrecer información que ayude al profesional en la elección del tipo de barniz para carrocería que mejor se pueda adecuar a cada tipo de reparación.

Para ello es necesario conocer en primer lugar los diferentes tipos que existen, sus características y qué ventajas pueden aportarnos en cada proceso.

Los barnices en carrocería se pueden clasificar, por un lado, en base a su contenido en sólidos. El contenido en sólidos de un barniz influirá en el espesor de la capa final que quedará sobre la superficie tras el proceso de secado. De este modo, cuanto más contenido en sólidos tenga un barniz, menos manos de aplicación necesitaremos para obtener el acabado deseado. 

Bajo esta clasificación diferenciamos entre barnices UHS, que presentan un alto contenido en sólidos, barnices HS (menor contenido en sólidos que los UHS), o los MS, los cuales, por su composición en sólidos, requieren de una mayor cantidad de manos para conseguir el espesor requerido.

Por otro lado, podemos establecer también una clasificación del barniz para coche en función del tipo de reparación que queramos realizar.  

Durante el proceso de aplicación del barniz existen diversos factores que pueden influir en el acabado final de la reparación: el tamaño de la superficie, el tipo la pieza, o la temperatura y humedad ambiental. Por ello, una correcta elección del tipo de barniz en combinación con diferentes catalizadores o disolventes nos ayudará a adaptar la reparación en base a nuestras necesidades.

De este modo, podemos establecer una primera categoría con los barnices de alto rendimiento, los cuales presentan un alto contenido en sólidos, y nos permitirán ser más productivos, al mismo tiempo que obtenemos un excelente acabado final.

En reparaciones en las necesitemos un equilibrio entre rapidez y gran acabado, podríamos decantarnos por un tipo de barniz de secado rápido o ultrarápido, que nos permita acortar los tiempos del proceso de secado y reducir el gasto energético en cabina.

Si lo que queremos es aportar un extra de dureza y resistencia a la superficie contra rayaduras o roces, lo más recomendable será el uso de barnices antirayas.

En cuanto al tipo de acabado que queramos conseguir, podemos diferenciar también entre barnices de acabado mate o satinado, tradicionalmente usados para el barnizado de piezas plásticas. En la actualidad, también se utilizan para el barnizado completo de algunas carrocerías.

Por último, en pequeñas reparaciones, haremos uso de barnices en formato spray, con el fin de optimizar los tiempos de preparación y aplicación del barniz, gracias al buen equilibrio que ofrecen en relación a su secado, brillo y extensibilidad sobre la superficie.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña