Reparación | Las cinco tendencias que cambiarán el modelo de la industria automotriz

En 2030, más de uno de cada tres kilómetros rodados implicarán algún tipo de concepto compartido, según PwC.

Jaguar analiza la confianza de los peatones antes y después de establecer "contacto visual"
"Contacto visual" desarrollado por Jaguar

Comienza un nuevo año y volvemos a hablar del coche del futuro y de las nuevas tendencias que están por venir. Un estudio de PwC del que se hace eco Asepa señala cinco cambios fundamentales del coche del futuro, que transformarán tanto la industria automotriz como la movilidad en general. 

1. Electrificación. Es una tendencia que ya tenemos con nosotros y que el estudio considera que, a largo plazo, permitirá una movilidad libre de emisiones, partiendo de una iniciativa global para fabricar vehículos no contaminantes que permitan cargar sus baterías a partir de recursos energéticos renovables.

2. Vehículo autónomo. Ya en los primeros estadios de desarrollo, el informe indica que los rápidos avances en áreas como la inteligencia artificial, aprendizaje de máquinas y redes neuronales hacen posible alcanzar la utopía del automóvil autónomo, que no requerirá la intervención humana para su manejo, incluso en situaciones complejas de tráfico.

3. Vehículos compartidos. Este concepto será cada vez más viable desde el punto de vista económico. Además, el estudio considera que se extenderá con la introducción de los vehículos autónomos, ya que los usuarios no tendrán necesariamente que buscar un coche compartido cerca de su zona, sino que será posible solicitar un automóvil bajo demanda para que acuda al punto concreto donde se necesite.

4. Conectividad. Otra tendencia que va crecimiento a medida que el desarrollo tecnológico la hace posible. El automóvil conectado permite la conexión con otros vehículos, con las infraestructuras de transporte, con los individuos que ocupan el vehículo y con el mundo exterior.

5. Actualización frecuente. Una de las tendencias más importantes para el sector de automoción es precisamente que los ciclos de renovación de los vehículos se reducirán, pasando de los cinco a ocho años actuales a la sustitución total o parcial anual para integrar las últimas novedades en cuanto a sus componentes y sistemas inteligentes.

De todo ello, PwC concluye que la movilidad del futuro será “más fácil, más flexible y más individualizada para los usuarios. Los vehículos emitirán menos ruidos y menos humos contaminantes al medio ambiente; supondrán para las personas perder menos tiempo y ocupar menos espacio, porque se moverán de forma autónoma; serán más accesibles porque los usuarios no necesitarán una licencia para conducirlos y serán más asequibles, porque no necesitarán comprarse, sino solamente pagar una pequeña cantidad por utilizarlo cada vez”.

Respecto a cómo afectará a la industria de automoción, PwC estima que en el año 2030, más de uno de cada tres kilómetros rodados implicarán el uso de algún tipo de concepto compartido. Las nuevas facilidades para la conducción permitirán que cada vez más gente utilice el automóvil, pero con una reducción del parque. Se estima que en Europa se pase de 280 a 200 millones de vehículos en el año 2030.

Por ello, los fabricantes tendrán que redistribuir sus inversiones hacia actividades de I+D en áreas como software y servicio al cliente; invertir menos en las líneas de producción y más en innovación para mejorar los productos y su funcionalidad para los clientes. 

Próximos cursos / Academia

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña