Reparación | Qué es un coche de km 0 y cuáles son sus ventajas

Al haber sido matriculado por el concesionario, el tiempo de entrega es inmediato.

Qué es un coche de km 0 y cuáles son sus ventajas
Qué es un coche de km 0 y cuáles son sus ventajas

Una de las partes más difíciles de comprar coche es entender qué nos están ofreciendo. Según explican desde coches.com, los comerciales utilizan una serie de denominaciones que no todo el mundo conoce y pueden surgir muchas preguntas: ¿Qué son los “coches de km 0”? ¿Cómo es posible que un coche con 0 kilómetros me lo vendan como “usado”? ¿Merece la pena comprar uno nuevo?

Para comenzar a entender estos términos hay que hacer dos grandes clasificaciones entre vehículos nuevos y vehículos usados. Si buscas un coche nuevo hay varias modalidades que se pueden elegir. Se utiliza el término ‘coche nuevo’ para aquellos que se fabrican una vez se ha hecho el pedido, con la configuración que el cliente quiere. En este caso la entrega puede tardar un poco más, pero el grado de personalización es el máximo.

Cuando hablamos de ‘coche de stock’ nos referimos a aquellos coches que son nuevos pero que ya han sido fabricados. Los concesionarios los tienen sin matricular para que su entrega pueda ser lo más inmediata posible. El cliente no puede elegir una configuración específica, pero los vendedores suelen tener las versiones más demandadas. Su precio es algo inferior que si fuera completamente nuevo y se puede llevar a casa antes.

Llegamos al punto de los ‘coches de km 0’. Nos referimos así a los vehículos nuevos que ya han sido matriculados. Es muy normal que los concesionarios matriculen algunas unidades de stock para lograr objetivos. Aunque puede que no haya sido utilizado, el coche cambia de propietario, pues es propiedad del concesionario hasta que lo vende. Están considerados coches nuevos, aunque estén a caballo entre éstos y los usados.

Al tener un primer propietario (el concesionario) su valor se reduce considerablemente y por eso ofrecen unos precios bastante atractivos respecto a los nuevos. Su uso ha tenido que ser muy limitado, distancias cortas para el transporte o el mantenimiento, en ningún caso estos coches deberían sobrepasar los 100 kilómetros.

Por lo tanto la ventaja principal es un precio demoledor para coches que son prácticamente nuevos y que costarían bastante más si lo pedimos a fábrica. Otro punto positivo es que al haber sido matriculado por el concesionario, el tiempo de entrega es inmediato, bastará con cumplimentar la documentación para llevárselo a casa. La garantía es la misma que en un vehículo nuevo, pero hay que tener en cuenta que comienza en la fecha de su primera matriculación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña