Reparación | Cómo afecta la llegada de los coches eléctricos a los talleres

La llegada del vehículo conectado y autónomo también transformará el escenario actual del sector.

Los expertos subrayan la necesidad de especialización y adaptación de los establecimientos
Los expertos subrayan la necesidad de la especialización y adaptación de los establecimientos

El objetivo de reducir la emisiones contaminantes es uno de los retos a los que se enfrentan los fabricantes de automóviles teniendo en cuenta la nuevas regulaciones que poco a poco se van aprobando en la UE, donde se pretende reducir la cantidad de CO2 producida por vehículos nuevos y furgonetas el 30% entre 2021 y 2030.

El futuro pasa, por tanto, por los automóviles eléctricos, aunque a un ritmo más lento del deseado, afirman desde Atreve, que indican que entre enero y junio en España solo se matricularon el 1,2% de los coches vendidos. Por ello, parecen necesarias ciertas condiciones, como la instalación de más “electrolineras”, explica la asociación, para que este mercado despegue.

Pero, ¿cómo afecta este nuevo escenario a los talleres? La organización apunta que es sector es sensible a cualquier cambio en la tecnología de los coches, que siempre termina pasando por sus manos.

Así, la organización apunta que los profesionales ya han conocido cambios en este sentido, como la incorporación en los automóviles diésel del catalizador y el sistema EGR para eliminar las emisiones más nocivas (NOx) y partículas.

Ante la llegada del coche eléctrico, conectado y autónomo, Arturo Pérez de Lucía, director gerente de Aedive (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico), señala en Híbridos y Eléctricos que “es cierto que el vehículo eléctrico dispone de muchísimas menos piezas que los de combustión y su paso por el taller se reduce dramáticamente”.

No obstante, apunta que “existen otras novedades más tecnológicas asociadas a los vehículos eléctricos que lo que obligarán es a que los talleres se especialicen y se adapten”.

“Si yo fuera un taller”, añade Pérez de Lucía, “no vería al vehículo eléctrico como un problema, sino como una oportunidad y me preocuparían más otras innovaciones como el vehículo autónomo que ya está aquí y se implantará a más velocidad de lo que pensamos, cuando las reparaciones en chapa y pintura por golpes son buena parte de los ingresos de un taller de automoción”.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña