Reparación | Previsión, clave para evitar averías durante los desplazamientos

Norauto recomienda realizar un mantenimiento previo de elementos como los frenos, luces líquidos y filtros.

Una batería en mal estado acabará con el vehículo en el arcén
Hay que evitar acelerones y frenazos que afecten al motor

El verano ha llegado y con él comienzan los grandes desplazamientos para las vacaciones. Más de 89 millones de personas elegirán el coche como medio de transporte. El mantenimiento preventivo es clave para que una avería eche por tierra el descanso veraniego.

Acudir a un taller para que un profesional revise el estado del vehículo antes de realizar un desplazamiento largo debe ser una obligación para el conductor. Una vez allí, son varios los elementos a los que el técnico debe prestar atención, según destacan desde Norauto.

En primer lugar, hay que comprobar el buen estado de los filtros de aceite, aire, habitáculo y combustible, que si no se ha hecho antes, han acumulado residuos durante el resto del año. Del mismo modo, se mirarán los niveles tanto del líquido de frenos, como de la dirección asistida o anticongelante.

Por otro lado, hay que prestar especial atención a los neumáticos, al ser los elementos que más desgaste pueden sufrir (la profundidad del dibujo debe ser superior a 1,6 milímetros). Hay que comprobar que los neumáticos no tengan bultos, cortes o grietas. También se debe verificar el estado de las pastillas y discos de freno, así como los amortiguadores de suspensión y el correcto funcionamiento de todas las luces.

Precaución en la conducción

Por otra parte, Norauto ofrece una serie de consejos al volante para evitar que algunos elementos sufran desgastes innecesarios. En este sentido, se deben evitar acelerones y frenazos, ya que sufren tanto los neumáticos como las pastillas de freno.

Del mismo modo, recomiendan utilizar marchas largas para realizar una conducción eficiente que afecte lo menos posible al motor.

Además, no se debe circular muchos kilómetros con el depósito en reserva, ya que esto puede afectar al rendimiento del motor y a los inyectores al utilizar combustible que está lleno de los sedimentos del fondo del tanque. Además, tras un trayecto largo, hay que dejar el coche arrancado en punto muerto durante unos minutos para que el motor alcance su temperatura original.

Tampoco hay que exceder la carga máxima del vehículo, ya que afecta a la estabilidad y a otros elementos como la suspensión, amortiguadores y neumáticos.

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña