Reparación | Consejos para evitar accidentes circulatorios en verano

Con vistas a las vacaciones, Atarvez presenta algunas cuestiones a tener en cuenta en el vehículo antes de salir a la carretera.

Consejos para evitar accidentes circulatorios en verano
Consejos para evitar accidentes circulatorios en verano

Con vistas a las vacaciones, Atarvez ha elaborado una lista de consejos sobre las cuestiones a tener en cuenta en el vehículo, antes de salir a la carretera, con el fin de evitar accidentes circulatorios este verano.

La asociación recuerda la conveniencia de anticiparse y visitar con tiempo suficiente el taller, puesto que en estas fechas suele haber mayor demanda de revisiones.

Neumáticos. Los neumáticos son nuestro punto de contacto y agarre con el asfalto. Se debe de tener en cuenta su estado, sin grietas ni golpes y, por supuesto, con el dibujo suficiente (mínimo 1,6 mm). Además, el alineado de la dirección y el contrapeso de los mismos garantizan su durabilidad. Importante revisar la presión y el buen estado de la rueda de recambio.

Motor. Las averías costosas se pueden evitar con una buena revisión de los niveles del aceite, así como el estado de los filtros de aire y de combustible, por si procede ser sustituidos. Dada la posibilidad de altas temperaturas (por la época estival), no se debe olvidar un control del líquido refrigerante, ya que los esfuerzos a los que se verá sometido el motor por los largos desplazamientos hacen que este fluido sea de vital importancia y hay que cerciorarse de que no se presenten fugas en el circuito. Se recomienda su renovación cada dos años, pues va perdiendo sus propiedades y su capacidad de refrigeración.

Frenos y suspensión. Ambos deben encontrarse en perfecto estado, son los que nos permiten parar a tiempo ante cualquier imprevisto.

Los frenos no deben presentar ruidos ni vibración al frenar, tampoco fugas del líquido hidráulico del sistema por ningún sitio.

Los amortiguadores en mal estado alargarán considerablemente la distancia de frenada, provocando incluso que perdamos el control de nuestro vehículo, sobre todo si se circula con remolque, caravana o el vehículo lleva más carga de la habitual (esta, además, deberá estar distribuida de forma equilibrada). Por eso es muy importante comprobar su estado y que no presente fugas.

Climatización. Cuando se habla de aire acondicionado no es simplemente por confort. Conducir sin él conlleva fatiga con pérdida de reflejos. Revisar la carga de gas del equipo y sustituir el filtro, si es necesario, garantiza un buen funcionamiento y un viaje más seguro.

Iluminación. Ver y ser vistos es la manera de comunicarnos con el resto de conductores. A pesar de que en esta época del año dispongamos de más horas de luz, toda la iluminación del vehículo debe estar en perfecto orden de funcionamiento.

Escobillas y limpiaparabrisas. Las escobillas es aconsejable cambiarlas anualmente tanto en la parte delantera del vehículo como detrás de él. Deben barrer la superficie del cristal sin dejar rastros ni marcas que impidan una conducción nítida. Hay que limpiarlas con cierta frecuencia para eliminar suciedad adherida. Asimismo es muy importante asegurarse de que los eyectores del limpiaparabrisas no estén obstruidos y de llevar suficiente líquido limpiador en su depósito. Estos consejos restarán importancia a una posible tormenta de verano.

Posicionamiento de asiento. Circular con seguridad incluye una posición correcta del conductor al volante. Llevar el asiento demasiado cerca o demasiado elevado, la inclinación del respaldo, la posición incorrecta de las manos o la ventanilla medio bajada pueden multiplicar los daños que sufrirá una persona en caso de accidente.

Previsión. A mano y en orden, llevar la documentación del vehículo en la guantera, los triángulos de avería en el maletero y recordar que el chaleco reflectante se ha de llevar puesto al bajar del vehículo en caso necesario. También es muy recomendable comprobar el estado del tiempo, el del tráfico, dónde parar y cuánto va a costar llegar.

Viajar con mascotas. En el coche pueden provocar en el conductor distracción, entre otras cosas. Por ello, la normativa de tráfico considera a las mascotas un tipo de "mercancía" que debe estar atada al coche para que no se pueda caer, desplazar o pueda comprometer la estabilidad del vehículo.

Algunos elementos como el trasportín, la jaula, la correa cinturón, las redes o las barras son sistemas que permiten llevarlas dentro del vehículo de forma segura.

Si se va a viajar fuera del país con una mascota, es aconsejable informarse de cuáles son las normas de circulación allí en referencia a los animales y conocer, antes de viajar, los requisitos solicitados por su aduana.

Respeto en la vía. Al circular por cualquier vía es necesario ser conscientes de que no somos los únicos en ella. Respetar la distancia mínima de 1,5 metros al encontrarse con viandantes, ciclistas, vehículos agrícolas, etc., es una medida primordial.

Igualmente, si somos peatones, paseamos con amigos en bicicleta o vamos a trabajar los campos, hemos de tener la misma consciencia y respeto con el resto de usuarios. Se circulará por el arcén, indicando con suficiente antelación las maniobras, y se llevarán las señalizaciones adecuadas y obligatorias cumpliendo la normativa DGT.

Próximos cursos / Academia

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña