Reparación | Comprobaciones con el motor en marcha

Tras una reparación el profesional debe verificar que el vehículo no tiene un comportamiento extraño.

Los talleres españoles aceptan reparar casi todos los coches que reciben
Comprobar los neumáticos es clave tras una reparación

El proceso de reparación no acaba cuando el mecánico suelta las herramientas. Tras finalizar una actuación en un vehículo una parte importante es la comprobación de errores. Arrancar el motor y ver cómo funciona el coche es clave para certificar un buen trabajo por parte del taller.

Al acometer determinadas reparaciones hay varios elementos que se mueven o desmontan para llegar a la raíz del problema. Por ello, encender el motor tras finalizar la reparación le da al profesional una visión más amplia de cómo ha quedado el sistema. Desde el blog de Loctite Teroson señalan varias acciones que revisar tras arrancar el vehículo.

Lo primero que se debe comprobar, y lo más obvio para el técnico de reparación, es que no se enciende ningún testigo de alerta en el cuadro de mandos del vehículo. Esto incluye tanto el del sistema de retención de seguridad (al comprobar los cinturones), el de bajo nivel de aceite o líquido refrigerante (en ambos casos circular con el vehículo provocaría una avería mayor), como el de baja presión de los neumáticos, el de fallo de batería o el de líquido de frenos.

Por otro lado, hay que comprobar que las revoluciones del motor permanecen estables, ya que de lo contrario podría deberse a un fallo en la válvula EGR o en el filtro de combustible; al igual que el pedal de embrague para comprobar fallos en la transmisión.

Además, recomiendan estar atento a cualquier ruido en el motor, olor extraño (comprobando el sistema de escape) o vibración (que puede indicar que el motor no está bien asentado).

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña