Electromecánica | Qué síntomas reflejan un mal funcionamiento del sistema de frenos

Un pedal de freno demasiado duro o con tacto esponjoso puede reflejar un problema en este dispositivo.

Un pitido o un chirrido metálico al frenar puede significar que las pastillas estén desgastadas
Un pitido o un chirrido metálico al frenar puede significar que las pastillas estén desgastadas

Un buen mantenimiento de los vehículos siempre es adecuado y más en momentos como la operación retorno que empieza hoy y termina el próximo 2 de septiembre, días en los que la DGT estima que se producirán 4,2 millones de desplazamientos.

Con la perspectiva de viajes largos por carretera, la compañía Mapfre indica que es necesario revisar los niveles de líquidos, el estado de los neumáticos y el estado de los frenos, entre otros.

En concreto, la firma detalla que los frenos no fallan de repente en la inmensa mayoría de los casos, sino que se van desgastando paulatinamente y, con el tiempo, pueden aparecer síntomas causados por múltiples razones.

Por ello, la aseguradora recomienda acudir a un taller especializado a que revisen el sistema a fondo cuando el pedal de freno esté demasiado duro, ya que las pastillas pueden estar sucias de aceite o líquido de frenos.

Esto también puede estar provocado por un problema con el pistón de la pinza o con los discos de freno o porque se haya averiado el servofreno o porque estén las pastillas cristalizadas.

En el caso de que el pedal tenga un tacto esponjoso, el problema puede ser que el líquido de frenos contenga aire o haya absorbido humedad, y que cuando el agua entra en ebullición y se convierte en vapor, provoque que esa sensación esponjosa.

Si el pedal tiene demasiado recorrido, es decir, si debe pisarse a fondo para frenar con suavidad, es que hay algún problema con las pastillas, el líquido de frenos o el sistema hidráulico.

Asimismo, cuando se frena y el pedal no vuelve rápidamente a su posición de reposo, es que hay algún problema mecánico que impide este movimiento de retracción.

La firma también apunta que si se escucha un pitido o un chirrido metálico al frenar, puede que haya entrado polvo o arena entre el disco y la pastilla de freno. Además, puede que las pastillas estén desgastadas y haya que sustituirlas, o que los discos estén desgastados.

Por otro lado, la enseña subraya que ante cualquier comportamiento extraño del coche al frenar (oscilar hacia un lado, el bloqueo de un neumático, entre otros) es muy posible que haya problemas con este sistema o también con la suspensión del coche.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña