Reparación | Qué ocurre si la avería de un coche persiste al salir del taller

Mapfre detalla cuáles son las garantías legales que deben ofrecerse a los usuarios en esa situación.

El vehículo cuenta con una garantía de tres meses o 2.000 km tras la reparación
El vehículo cuenta con una garantía de tres meses o 2.000 km tras la reparación

Tras el paso de un vehículo por el taller y las oportunas comprobaciones de que la avería está solucionada, en ocasiones, los problemas pueden persistir. En tal caso, el profesional de establecimiento debe informar a su cliente sobre las garantías a las cuales tiene derecho.

Para ello, Mapfre publica un post en su blog en el que indica que los usuarios deben estar informados antes de que el mecánico inicie la reparación y tener un documento en el que se indique los derechos del conductor en caso de que no se haya realizado un correcto arreglo.

Si el problema persiste al salir del centro, los clientes tienen derecho a una nueva reparación del automóvil sin ningún tipo de coste adicional, ya que, en estas situaciones, el vehículo cuenta con una garantía de al menos tres meses o 2.000 kilómetros.

Así, si durante ese periodo sucede una complicación relacionada con la avería anterior, el consumidor podrá reclamar al centro que realice de nuevo los cambios necesarios para solucionar el problema. Si se han usado piezas de reparación nuevas, estas tendrán una validez de dos años, recuerda el artículo.

Además, Mapfre subraya que la garantía empieza el día en que el coche se entrega al usuario y es efectiva mientras que el vehículo no sea manipulado por terceros. A esto hay que añadir que los recambios, los gastos de desplazamiento o la mano de obra están incluidos legalmente.

La compañía apunta que para poder reclamar que una avería no se ha reparado de forma adecuada hay que rellenar un formulario donde se indique que el automóvil se queda en un determinado establecimiento para ser reparado.

En el documento debe figurar el número de identificación fiscal y el domicilio del taller; el nombre y domicilio del conductor o persona al cargo del vehículo; datos de identificación del vehículo (marca, modelo, matrícula y número de kilómetros recorridos); motivo por el que se deja el automóvil en el taller; descripción del local sobre la reparación que se plantea y los servicios que se van a prestar; fecha en la que se deja el vehículo y la prevista de entrega, y la firma de ambas partes.

Por otro lado, Mapfre recuerda que si el establecimiento no acepta su responsabilidad, el usuario podrá solicitar una hoja de reclamaciones que enviará a la Oficina del Consumidor, que mediará entre ambas partes para que llegar a un acuerdo. Si el conflicto continúa, se puede solicitar un arbitraje de consumo, y, en último caso, apelar a los tribunales.

No obstante, el post recomienda que para evitar malentendidos, los usuarios deben acudir a centros con buenas referencias donde les faciliten un presupuesto por escrito y una factura de los gastos detallados. La antigüedad de las piezas usadas y el tiempo empleado en la reparación son otros de los aspectos que deben valorarse antes de dejar el vehículo en el local.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña