Electromecánica | Los equipos de diagnosis Bosch KTS cumplen 30 años

En 1988, mediante el 'Bosch Hammer', la diagnosis de la unidad de control pasó a formar parte de la vida diaria del taller.

Oliver Frei, presidente para Europa de Bosch Automotive Service Solutions
Oliver Frei, presidente para Europa de Bosch Automotive Service Solutions

Los equipos de diagnosis Bosch KTS han cumplido 30 años. Según recuerda la compañía, en 1988, el KTS 300 de Bosch (conocido como 'Bosch Hammer', por su forma de martillo) permitió a los talleres independientes, por primera vez, controlar los sistemas electrónicos del vehículo.

En aquel entonces, Bosch lo llamó KTS, 'Klein-Tester-Serie' en alemán (serie de comprobadores pequeños). El nombre ha prevalecido hasta el día de hoy. Los equipos de diagnosis modernos todavía se llaman KTS, según detalla la firma.

"Siempre hemos tenido como objetivo aumentar la eficiencia y la efectividad del trabajo diario en los talleres a través de nuestros equipos de diagnosis y moderno software. Las soluciones de diagnosis se ajustan al futuro de los talleres, eso es lo que todavía nos impulsa", explica Oliver Frei, presidente para Europa de Bosch Automotive Service Solutions.

De esta manera, tras continuas mejoras en su KTS y su software ESI[tronic] a lo largo de estos años, Bosch resalta que, en la actualidad, los equipos KTS complementan los analizadores de sistemas, los equipos de medición de gases de escape y los equipos de calibración de sistemas ADAS.

Por otro lado, con el KTS 560/590, la última generación de equipos de diagnosis, Bosch ayuda a los talleres independientes multimarca en las tareas de servicio y reparación de los sistemas modernos de los vehículos.

En concreto, desde 2009, los dispositivos KTS de Bosch están ya habilitados para PassThru y se pueden usar para acceder a los datos de reparación, en línea con la normativa Euro5/6. Así, la compañía apunta que los actuales equipos KTS 560/590 cuentan con una interfaz PassThru mejorada, que brinda a los talleres un acceso sin problemas a los datos de casi todos los portales de los fabricantes de vehículos.

Esto permite que los talleres independientes puedan realizar el mantenimiento de los últimos modelos de vehículos y reprogramar unidades de control, sin tener que enviar a sus clientes a los talleres autorizados para realizar dichas tareas.

Finalmente, Bosch subraya que los equipos incluyen la nueva interfaz de diagnosis basada en Ethernet DoIP, 'Diagnostics over Internet Protocol', que "permite tasas de transferencia de datos mucho más altas".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña