Electromecánica | El equipo básico que todo taller especializado en electricidad debe tener

Alicates, soldador, polímetro, cargador de baterías, equipo de diagnosis...

Nuevo cargador de baterías inteligente C7 de Bosch
El cargador de baterías también se puede usar como arrancador

Si tu taller está especializado en la reparación, mantenimiento e instalación de los componentes eléctricos del vehículo, es natural que cuentes con un equipo específico junto a las llaves inglesas y los destornilladores. El blog Ruta 401 de Loctite Teroson ha hecho una lista pormenorizada de las herramientas que no pueden faltar en un taller especializado en electricidad para automóviles:

  • Alicates pelacables y terminales. Son las herramientas manuales más comunes para los electricistas. Diseñadas para trabajar con cables eléctricos, tienen bocas especiales para pelar hilos y cortar cables.
  • Tijeras de electricista. También manuales. Tienen una zona de corte como las tijeras normales, pero el mango está forrado de materiales aislantes para evitar descargas. Cuentan también con un rebaje en la parte inferior para pelar cables de distinta sección. Existen tijeras automáticas para reducir el esfuerzo del operario.
  • Soldador. Entre las herramientas eléctricas, es imprescindible disponer de un soldador eléctrico. Se  emplea para realizar soldaduras de cables y otros componentes con estaño. El soldador se conecta a la red eléctrica para calentar la punta y fundir el estaño.
  • Polímetro digital. Este instrumento mide varias magnitudes eléctricas con el mismo equipo. Cambiando simplemente las conexiones y las escalas se puede medir tensión alterna y continua, intensidad, resistencia, temperatura y realizar comprobaciones de diodos, entre otras opciones.
  • Lámpara en serie. Esta herramienta permite detectar cortocircuitos, circuitos abiertos, fugas de corriente... a través del destello de una pequeña bombilla.
  • Comprobador de baterías. Sirve para verificar el estado de la batería del vehículo, así como para registrar el valor de tensión de la misma antes de entregar un vehículo nuevo.
  • Cargador de baterías. Ofrece carga lenta y rápida y, en muchos casos, también se puede usar como arrancador. Los más modernos permiten seleccionar cargas según el tipo de batería: normal o de gel, por ejemplo.
  • Regloscopio. Se utiliza para ajustar la intensidad de los faros de la luz de cruce. Para efectuar la medición, el regloscopio debe estar completamente nivelado y ponerse delante del vehículo a una distancia y altura adecuada y bien centrado respecto a luz que se va a ajustar.
  • Equipos de diagnosis. Usados para realizar las comprobaciones de los sistemas eléctricos del vehículo, entre otras tareas. Hay dos tipos: los equipos de diagnosis del fabricante y los universales o multimarca.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña