Electromecánica | Liqui Moly crea boquillas "anticonfusión" para sus aditivos

Los distintos tamaños evitan que se pongan aditivos de gasolina en depósitos diésel y viceversa.

David Kaiser, director de investigación y desarrollo de Liqui Moly, con las nuevas boquillas
David Kaiser, director de investigación y desarrollo de Liqui Moly, con las nuevas boquillas

Para evitar confusiones a la hora de añadir aditivos, Liqui Moly ha creado unas nuevas boquillas para los aditivos de combustible, que impiden que se pongan aditivos de gasolina en depósitos diésel y que los aditivos de diésel acaben en depósitos de gasolina. 

"Se trata de una protección adicional contra despistes que salen muy caros", explica David Kaiser, director de investigación y desarrollo del especialista alemán en aceites y aditivos. Y es que los motores modernos son muy eficientes pero, a la vez, también muy sensibles. Si se pone aditivo para diésel en un motor de gasolina o a la inversa, los daños pueden ser muy graves.

Por esta razón, las nuevas boquillas de Liqui Moly recurren a un dispositivo de seguridad que ya han incorporado muchos fabricantes a sus automóviles: una tapa en la boca de carga del depósito que sólo se abre cuando se introduce un tubo del tamaño correcto.

De esta forma, las boquillas de los envases de aditivos de Liqui Moly tendrán ahora diámetros distintos. Las boquillas para los aditivos de diésel son tan grandes que abren la boca de carga del depósito de diésel, pero, al mismo tiempo, son demasiado grandes para las bocas de depósitos de gasolina. Y a la inversa: cuando se pretende cargar un aditivo de gasolina, la tapa protectora del depósito de diésel permanece cerrada. "Esto es seguridad adicional que evita cargar un aditivo equivocado", según Kaiser.

Eso sí, las nuevas boquillas también son aptas para vehículos cuyos depósitos no tienen tapa protectora. Liqui Moly irá adaptando paulatinamente su producción a las nuevas boquillas, de manera que durante un tiempo se podrán adquirir aditivos con las boquillas antiguas y con las nuevas.

Además, el tradicional código de colores ayuda también a distinguir los distintos aditivos del especialista alemán. Los aditivos para motores diésel tienen la tapa roja, los aditivos de gasolina tapa azul, los aditivos para el aceite tapa negra y los aditivos para el radiador la tapa blanca.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña