Electromecánica | Así funcionan los inyectores diésel

El inyector se compone de siete partes, cada una con una función en el proceso de inyección de combustible.

Los inyectores desempeñan un papel fundamental en los motores modernos
Los inyectores desempeñan un papel fundamental en los motores modernos

Los inyectores son uno de los componentes del sistema de inyección de combustible. Pulverizan una cantidad de combustible determinada hacia la cámara de combustión, donde este se mezclará con el aire a elevadas temperaturas, alcanzando así la combustión.

Hay un inyector para cada cilindro, situado sobre el mismo, con el movimiento determinado por la presión del combustible generada por la bomba de inyección. La centralita electrónica controla cada inyector, pues de ella depende qué cantidad de combustible debe entrar en el motor en función de la potencia requerida por el automóvil en cada momento.

Según se explica en el blog Ruta 401 de Loctite Teroson, el inyector se compone de siete partes. La primera es la porta-tobera, un bloque de acero que ejerce de estructura base para montar el resto de componentes. El combustible penetra hacia la cámara de presión del inyector a través de este bloque.

La tobera (o inyector) está fijada a la porta-tobera con un manguito roscado. En su interior se monta la válvula de aguja, que permite formar una cámara de presión estanca tapando los orificios de salida del inyector.

La válvula de aguja es un pistón que ejerce como compuerta de inyección. Esta válvula cierra el paso de combustible cuando se halla en estado de reposo.

Este cierre estanco de la válvula se produce mediante un resorte, cuya fuerza en reposo cierra la válvula contra el orificio de salida del inyector. El aumento de la presión del combustible sobre la solapa cónica de la válvula la levanta, venciendo la fuerza del resorte. Es entonces cuando el combustible se inyecta a través de los orificios del inyector hacia la cámara de combustión del cilindro. Cuando finaliza la inyección, el resorte vuelve a empujar la válvula de aguja contra el asiento de estanqueidad.

Otro componente es la varilla de empuje, un vástago que comunica el movimiento entre la válvula de aguja y el resorte.

El sexto componente es el tornillo de reglaje, cuya función consiste en ajustar la presión de inyección del combustible. 

Por último, el racor de cierre. Este hermetiza el conjunto del inyector y permite la vuelta de combustible residual al tanque. Esta pequeña dosis de combustible se filtra durante el proceso de inyección entre la válvula de aguja y la porta-tobera, para lubricar el resto de elementos del inyector.  

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña