Electromecánica | Averías debido al rodaje del motor en marcha al ralentí

Motorservice ha publicado en su Technipedia los pasos a seguir para realizar el rodaje de motores reacondicionados.

El rodaje del motor reacondicionado debe hacerse a revoluciones medias
El rodaje del motor reacondicionado debe hacerse a revoluciones medias

¿Qué puede hacerse mal durante el rodaje del motor? ¿Puede el motor funcionar durante muchas horas al ralentí después del montaje? ¿Qué averías pueden producirse? Estas son algunas preguntas que muchos profesionales se hacen cuando trabajan con motores reacondicionados.

En muchos talleres o empresas de reacondicionamiento se realiza un tipo de rodaje del motor que resulta perjudicial. Después del montaje, el motor se hace funcionar durante horas, y a menudo durante días, con marcha en ralentí. Son muchas las opiniones erróneas que creen que este método de rodaje es especialmente beneficioso, ya que el motor no se carga en exceso y, por lo tanto, se evitan averías. Y, sin embargo, se trata justo del caso contrario: ¡un funcionamiento del motor con marcha en ralentí durante horas es absolutamente perjudicial para el motor! No es posible realizar un rodaje del motor con marcha en ralentí. Este método puede causar un elevado desgaste y originar daños.

Entre los problemas del rodaje con marcha al ralentí, Technipedia señala, por ejemplo, que la bomba de aceite no genera suficiente presión a causa de la falta de revoluciones y no suministra suficiente aceite a los puntos de lubricación. Además, los cojinetes de fricción no están correctamente lubricados ni refrigerados. La suciedad y la carbonilla de rodaje no se enjuagan de las posiciones del cojinete.

Asimismo, sale poco aceite de los cojinetes de fricción y, como consecuencia, llega muy poco aceite de inyección a la pared del cilindro. La suciedad y la carbonilla no desaparecen con el enjuague y originan un elevado desgaste ya desde el rodaje.

La válvula de presión para el enfriamiento de pistón por inyección no se abre en marcha en ralentí. El pistón no se enfría y el goteo insuficiente de aceite provoca una falta de lubricación del bulón del pistón y del buje de biela.

Los turbocargadores no están correctamente lubricados ni refrigerados. Tan solo 20 minutos con marcha en ralentí son perjudiciales para un turbocargador no solo para el rodaje, sino también para el funcionamiento normal.

Los componentes como válvulas, árboles de levas y balancines, que en el circuito de aceite se encuentran más alejados de la bomba de aceite, no se alimentan con aceite o solo les llega muy poco en algunas circunstancias.

Los segmentos de pistones no pueden garantizar una selladura al 100% con marcha en ralentí. Los gases de combustión calientes pasan a través de ellos, calientan la pared del cilindro y dañan la película de aceite. En condiciones desfavorables también puede penetrar aceite en la cámara de combustión. Consecuencia: humo azul y derrame de aceite salen del tubo de escape.

A revoluciones medias, hay suficiente presión de aceite, de modo que las válvulas de los inyectores de aceite se abren para suministrar aceite limpio a los canales de aceite refrigerante de los pistones. Las gotas de aceite procedentes de la refrigeración del pistón lubrican y enfrían adicionalmente el bulón del pistón. La lubricación de las superficies del cilindro por debajo del pistón se asegura mediante suficiente aceite proyectado que, conforme a lo previsto, sale de las posiciones del cojinete del cigüeñal.

Si no hay ningún banco de pruebas para ejecutar un programa de rodaje definido en motores reacondicionados, hay que hacerlo funcionar en la calle.

Para ello, Technipedia aconseja no cargar completamente el vehículo, hacer funcionar el motor con un número de revoluciones que cambie constantemente hasta un máximo de 2/3 de las rpm máximas, evitar los estados de marcha en régimen bajo, no apurar las marchas y no realizar recorridos cuesta arriba (demasiada carga) ni cuesta abajo (carga insuficiente y régimen de desaceleración no favorable) durante largo tiempo. A estos consejos se suman no utilizar el freno del motor, no marchar a velocidad máxima ni con temperaturas exteriores extremadamente cálidas y evitar tiempos de parada largos con marcha en ralentí (por ejemplo, paradas en semáforo, atascos)

Asimismo, durante la fase de rodaje es aconsejable controlar el nivel de aceite cada 50-100 km y rellenar si es necesario. En la fase de rodaje, el consumo puede ser elevado y, en caso de un descenso considerable, el control debe hacerse con mayor frecuencia.

Además, no debe llenarse en exceso el motor con aceite y es importante cambiar el aceite y el filtro a los 1.000 km.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña