Concesionarios | Los patinetes eléctricos despegan como una alternativa incipiente al automóvil

Bird, Cabify y Movo presentan varios proyectos para implantar los patinetes compartidos en España.

Patinete eléctrico de la empresa de ridesharing Bird
Patinete eléctrico de la empresa de ridesharing Bird

Aunque todavía queda mucho para que las nuevas formas de movilidad -carsharing, coches autónomos, bicicletas, patinetes eléctricos...- sustituyan al automóvil tradicional, lo cierto es que son una alternativa creciente. Varias empresas están apostando por la micromovilidad en España a través de los patinetes eléctricos. 

Es el caso de Cabify, que ha presentado junto con la empresa de motosharing Movo un nuevo servicio de micromovilidad que ofrecerá patinetes eléctricos en las principales ciudades de España y Latinoamérica. 

Este proyecto pretende poner en las calles más de 20.000 patinetes eléctricos con autonomía de carga de 35 kilómetros. Los patinetes estarán disponibles inicialmente en España, Chile, Colombia, Perú y México, y se extenderán al resto de Latinoamérica durante 2019.

Esta apuesta por la micromovilidad busca continuar ofreciendo alternativas de movilidad para cubrir las necesidades de transporte de los ciudadanos en diferentes tipos de trayectos. Cabify y Movo quieren crear una nueva experiencia de movilidad urbana pensada para ofrecer cada vez más opciones que puedan sustituir la posesión de automóviles privados.

Otra iniciativa es la de Bird, compañía de rideshare 2.0 que acaba de iniciar su actividad en España con el apoyo y colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Bird ha comenzado a operar en Madrid con una prueba piloto que permitirá a los madrileños optar por los patinetes eléctricos compartidos de la empresa, en lugar de hacer viajes cortos en coche.

Bird es un sistema de movilidad urbana sencillo, práctico y, sobre todo, muy intuitivo. Solo es necesario descargar su aplicación gratuita para localizar el patinete eléctrico más cercano, escanear su código en el manillar para desbloquearlo y conducirlo hacia el destino deseado. Una vez se termina el trayecto, que cuesta 1 euro por desbloqueo y 15 céntimos por minuto, el vehículo debe aparcarse en un lugar seguro que no obstaculice el tráfico rodado o peatonal, como un punto de aparcamiento para bicicletas. 

Después de su lanzamiento en Madrid, Bird quiere llegar a otras ciudades españolas y europeas para sumar nuevos miembros a los más de 2 millones de usuarios de su servicio.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña