Chapa y pintura | Luces y sombras de la peritación digital

La aplicación de este sistema ahorra tiempo de reparación a los talleres.

Buscan crear un estándar de comunicación entre aseguradoras y peritos
Permite mejorar la rotación de vehículos en el taller

La peritación digital o teleperitación es uno de los servicios que mejor ha calado en los talleres con la llegada de los avances digitales al sector de la automoción. La reducción de los tiempos de espera, tanto para los profesionales como para los clientes, es su principal aval.

Cuando un conductor sufre cualquier tipo de siniestro al volante, su vehículo es llevado al taller, donde el perito de la compañía aseguradora en cuestión acudirá para valorar los daños. Una espera que, normalmente, dependía de los horarios y tiempos que manejase el gabinete de peritaje.

La peritación digital es un servicio que se implementó desde las aseguradoras para agilizar este tipo de trámites. Según señalan desde Allianz, es un sistema que permite realizar la peritación sin necesidad de desplazarse y sin que esté presente el perito. A través de una app conectada con la aseguradora, el profesional del taller podrá grabar con el smartphone los daños del vehículo y agilizar tanto la valoración como la posterior reparación.

Además de la rapidez, la teleperitación cuenta con otras ventajas para los talleres. Por ejemplo, pueden aumentar la rotación de vehículos, ya que al poder comenzar a repararlos antes no tendrán que tener vehículos parados a la espera de su tasación. También supone un aumento de trabajo para los negocios que tienen poco volumen de clientes.

Talleres marcados

Sin embargo, la peritación digital puede ser un arma de doble filo ya que, en cierto modo, las aseguradoras pueden obligar a los clientes a llevar el vehículo a talleres de su elección, con los que tienen pactados una serie de servicios a un precio/hora en algunos casos muy bajo.

Por otro lado, el cliente puede poner en duda la fiabilidad de la tasación de daños al perderse la figura del tasador ‘in situ’, que además debe fiarse del material que le manda el taller y su valoración.

Allianz no es la única compañía que ha apostado por este sistema, otras como Pelayo o Línea Directa también lo han incluido en sus talleres. En el primer caso, proporcionan a los profesionales las cámaras con las que grabar el vehículo para enviar las imágenes a los peritos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña