La Revolución del Color

| Consejos para el repintado de vehículos con altas temperaturas | -

Las altas temperaturas pueden suponer un gran desafío para el pintor profesional de carrocería
Las altas temperaturas pueden suponer un gran desafío para el pintor profesional de carrocería

Las altas temperaturas y el extremo calor existente en algunas zonas geográficas durante el verano pueden suponer un gran desafío para el pintor profesional de carrocería, siendo necesaria en algunos casos la adaptación del proceso repintado del vehículo. Muchos de los productos empleados en el taller de chapa y pintura tienen propiedades líquidas y viscosas, por lo que aspectos como las condiciones atmosféricas y la temperatura de producto o soporte, influirán en la aplicación y el resultado final de la reparación.

Por esta razón, desde SINNEK ACADEMY te traemos una serie de consejos y claves a través del siguiente post, que tiene como principal objetivo ayudar al profesional en la obtención de un acabado final de buena calidad, independientemente de si la temperatura ambiental es muy elevada.

En primer lugar, debemos garantizar una viscosidad idónea en el producto a aplicar. La correcta elección del diluyente y catalizador, en función de la temperatura y humedad ambiental, será clave para conseguir un buen acabado. Adaptaremos la dilución de la mezcla en base a la ficha técnica del producto en condiciones de calor extremo y haremos uso de catalizadores lentos, que nos permitan contar con el tiempo suficiente para realizar una aplicación extendida, húmeda y uniforme, sin que la pintura se seque demasiado rápido.

Por otro lado, en lugares donde la temperatura alcanza valores muy altos y de forma prolongada durante buena parte del año, conviene tener en cuenta una planificación previa del flujo de reparaciones a realizar. Por ejemplo, adaptar los procesos de reparación en los que interviene la aplicación y secado, es decir, la ocupación en cabina, puede reservarse para primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, cuando el calor es menos acuciante. El resto de horas del día las podemos aprovechar para realizar procesos de reparación complementarios como enmasillado, enmascarado, etc.

Otro factor clave es la adaptación de los procesos de aplicación. De este modo, contamos con diferentes opciones para adecuar cada proceso a la temperatura ambiental. Por ejemplo, para disminuir la velocidad de secado de la masilla, puede ser aconsejable reducir la cantidad de catalizador utilizado en la mezcla. En cuanto a la aplicación del aparejo y el acabado final, lo más conveniente será seguir las especificaciones de las fichas técnicas de los productos, prestando especial atención al tipo de catalizador utilizado, el pot life de la mezcla, así como respetar los tiempos de secado estipulados.

Por último, controlar la temperatura de almacenaje de los productos del área de pintura será un aspecto que puede influir en una correcta aplicación durante el verano. Un rango aconsejable puede situarse entre los 15ºC a 30ºC, mientras que la temperatura de aplicación ideal será entorno a los 20ºC-25ºC.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña