Reparación | Los talleres andaluces facturarán casi 600 millones en 2019, el 5,9% más

Las provincias de Sevilla y Málaga aglutinan más de la mitad de esas ventas, según datos de Solera.

Sólo en la provincia de Almería caerán las ventas de los talleres andaluces en 2019
Sólo en la provincia de Almería caerán las ventas de los talleres andaluces en 2019

El año 2019 será un ejercicio positivo para los talleres en Andalucía, que incrementarán su facturación el 5,9%, hasta los 598 millones de euros, según las previsiones de Solera. Estos datos fueron presentados durante la celebración en Sevilla de la 13ª Jornada de Talleres de la Provincia, organizada por la Federación de Empresarios del Metal (Femete), el pasado 19 de octubre.

Solera atribuye este crecimiento a la mayor tecnología que incorporan los vehículos, pues son operaciones de mayor cuantía y, por tanto, más rentables para la cuenta de resultados del taller. La empresa resalta asimismo que ese aumento de la facturación de se produce a pesar del acusado envejecimiento del parque andaluz, en el que el 32% de los vehículos supera los 15 años y tan sólo el 21% llega a los cinco años. Jaén, Granada y Almería son las provincias donde el problema de la antigüedad es más acuciante.

Las provincias de Sevilla y Málaga aglutinarán más de la mitad de la facturación de la posventa en Andalucía. En 2019 llegarán hasta los 169,9 millones de euros (el 7,9% más) y los 144 millones (7,7% más), respectivamente.

Por su parte, la provincia de Granada proyecta el mayor crecimiento en comparación con el año anterior, el 15,3%, hasta los 57,8 millones de euros. En cambio, Almería será la única provincia cuya facturación se prevé que caiga al cierre del ejercicio, el 1,5% menos, para un total de 43,7 millones de euros, según los datos de Solera.

Solera destaca asimismo en el informe presentado en la Jornada de Talleres de Sevilla que la electrificación del parque podría reducir la facturación de los talleres andaluces cerca del 40%. Esa pérdida de ingresos no se compensaría con el "efecto batería", pues si bien es una pieza costosa, con un precio medio de más de 11.000 euros, presenta el inconveniente de que su plazo para cambiarla es cada diez años, una horquilla de tiempo mucho mayor que el requerido por las piezas de mecánica de un coche diésel o gasolina.

Esta transición del diésel/gasolina al eléctrico también tendrá su impacto en la mano de obra de los talleres andaluces. Según el informe de Solera, el número de horas trabajadas en los centros de reparación se rebajará previsiblemente el 90%.

José Luis Gata, responsable de Mercado Posventa de Solera,explica: "La electrificación del taller, unido a la evolución tecnológica del coche, obligará a los centros de reparación a adaptar su modelo de negocio, que puede ir muy asociado a la actualización del software de los vehículos, lo que hará de estos negocios estar más cercanos a la informática que a la propia reparación. Pero el primer paso es digitalizarse. Hace falta una transformación digital del taller, de lo contrario muchos podrían verse abocados a su desaparición".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña