Reparación | Qué medidas hay que adoptar en la recepción del vehículo

Asesorar correctamente al cliente ayuda a fidelizarlo y mejorar la imagen del negocio.

Clientes difíciles: cómo manejarlos y evitar un daño a la imagen del taller
El proceso dependerá de si la reparación está cubierta o no por el seguro

Cuando un vehículo siniestrado llega al taller, la recepción es fundamental. En muchos casos, el cliente se enfrenta a una situación estresante, bien por la magnitud de los daños, bien por el desconocimiento de los pasos que debe seguir. En esta situación, asesorar correctamente al propietario del automóvil ayuda a fidelizar al cliente y mejorar la imagen del negocio. 

En primer lugar, hay que tener claro si la reparación está cubierta por el seguro. En caso afirmativo, el perito de la compañía aseguradora deberá efectuar la tasación antes de preceder a reparar el vehículo.

Si el seguro que cubre los daños es el del propio cliente, es importante asesorarle sobre las coberturas de su seguro, con especial atención a la franquicia, que determina el importe de la reparación que debe abonar el propietario del automóvil.

Si la reparación no está cubierta por el seguro, el taller elaborará un presupuesto para entregárselo al cliente. Una vez aceptado por este, se procederá a reparar el vehículo. Únicamente debe prestarse el servicio una vez que el usuario, o persona autorizada, haya dado su conformidad mediante la firma del presupuesto o haya renunciado de forma fehaciente a la elaboración del mismo.

En el caso de que usuario no acepte el presupuesto, deberá devolvérsele el vehículo en condiciones análogas a las que fue entregado. 

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña